Bienvenidos

Hola a tod@s y gracias por visitar mi humilde página, espero que os guste.
Aquí publicaré mis escritos, pensamientos y toda clase de lecturas relacionadas con la literatura. Admito todo tipo de comentarios y sugerencias, por supuesto siempre con respeto.
IMPORTANTE:
*Lo publicado aquí es ficción y de mi autoría.
*Yo no reseño libros, hago únicamente recomendaciones personales.

Seguidores

Translate

traductor para el blog blogger web

BIOGRAFÍA IRENE COMENDADOR


***La Autora***

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!
Pinchan en la imagen para más información

Vídeobook promocional de "Sé que estás ahí"

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Yo y mi curiosidad (Juego bloggero)

 
Yo y mi curiosidad (Juego bloggero)


Hola hola hola mis chic@s, aquí viene ya la Irene con otra de sus ideas locas (esta vez me la inspiró un blog amigo)
La idea es la siguiente, como cinéfila empedernida (y algo enferma ¬¬) que soy, me gustaría saber qué películas son aquellas que os hacen reír, llorar, soñar y que en definitiva no podéis dejar de ver, vuestras preferidas vaya.
Así que aquí las tres preguntas que me encantará saber vuestras respuestas (y lo digo muy en serio)

• ¿Qué genero/os cinematográfico te atrae o gusta más?
• Nombre de tu película preferida y el porqué.
• Lista de tus diez películas más vistas y valoradas, (de mayor a menor)


Y para no ser menos, aquí empiezo yo:

* El genero que mas me atrae es la ciencia ficción, y después el romántico, supongo.
* “El efecto mariposa” porque creo que tiene todo lo que de una película espero, una buena trama, unos actores geniales, unos efectos especiales flipantes, es rápida y al tiempo impactante, de final sorprendente, y lo de los viajes en el tiempo y sus derivados me chifla, nada más que añadir.
* 1- El efecto mariposa
2- En busca de la felicidad
3- Grease
4- Twilight saga
5- Broukback Mountain
6- Un horizonte muy lejano
7- La princesa prometida
8- 50 primeras citas
9- Saga Terminator
10- La lista de Schindler


La verdad es que me ha costado un huevo poner solo diez, es más, creo que muchas que me encantan quizás deberían estar antes ahí que estas, pero es lo que hay jajaja ( Hoy mis neuronas están la mitad apagadas, por lo que solo me queda una funcional O.o)
Un beso para todos y si decidís participar en este juego chorra, mil gracias soletes.


DEJAD VUESTRAS RESPUESTAS EN UN COMENTARIO EN ESTA ENTRADA

lunes, 28 de noviembre de 2011

RELATO ENCADENADO "UN NUEVO DESPERTAR"



RELATO ENCADENADO
"UN NUEVO DESPERTAR"




CAPÍTULO I

Cogí el último tren de la noche con destino final al comienzo de una etapa nueva en mi vida, viviendo en una ciudad desconocida y entrando en la universidad.
El vagón estaba vacío, al menos en los asientos cercanos al mío o, eso pensaba yo pues, en el instante que me transportaba al mundo de los sueños, me pareció verla a ella, reflejada una vez más, a través del cristal.
Un escalofrío recorrió por mi cuerpo, no me podía suceder esto ahora; tanto tiempo de terapias y pastillas para no tener otra vez alucinaciones en vano… Aparté la mirada hacia la derecha, con la esperanza de que el reflejo perteneciera a una mujer que estuviese cambiándose de asiento pero a mi derecha no había nadie andando, ni tan siquiera había un alma despierta a estas horas de la noche.
También pensé que podría tratarse de una pesadilla, fruto de viajar en tren y nervioso por comenzar la universidad pero, cuando me armé de valor y volví a mirar hacia el cristal, aún estaba ella mirándome.
Siempre que aparecía en mi niñez, lo hacía durante varias fracciones de segundos pero nunca tanto tiempo como lo estaba haciendo en esos momentos. Fue la primera vez que podía verla detenidamente pero me acobardé y cerré los ojos, conté hasta diez y me dije una y otra vez, en voz baja, “tienes que dormirte, es tu imaginación”, “tienes que dormirte, es tu imaginación”.
No dormí esa noche, aún así, no me atreví a abrir los ojos hasta que noté en mis mejillas el suave calor del sol al amanecer. A pesar de no haber abierto los ojos aquella noche, ella estaba entre mis pensamientos, en mi visión.
Aún quedaban dos horas para llegar a mi destino, durante ese tiempo evité mirar por la ventana y me puse a leer un libro… Cuando llegué al destino fui al cuarto de baño de la estación, me eché agua en la cara, me dirigí al bar y mientras me tomaba un café y me fumaba un cigarro, me sonó el teléfono móvil.
- ¿Dígame? - dije.
- No tengas miedo… - dijo, entrecortada, una voz femenina.
- ¿Cómo? ¿Quién es? No estoy para bromas telefónicas, váyase a la puta mierda.- respondí medio asustado, medio cabreado.
- ¿Así es cómo le coges el teléfono a tu primo? Como te pongas tonto, te buscas la vida para venir a casa…
- Eh…pe…pero…
- Eh…pe…pero… Ni peros ni nada.- empezó mi primo a reírse.
- Tío, no me hagas nunca más esas bromas.- le dije.
- Primo, no te he hecho ninguna broma, que son las ocho de la mañana a ver si despiertas ya. Bueno te llamaba para decirte que hasta dentro de un par de horas no podré llegarme a recogerte, ha habido algún problema en la oficina y estoy esperando al fontanero.
- No te preocupes, te esperaré en el jardín que hay frente a la estación, cuando estés llegando, dame un toque.
Me levanté de la mesa, pagué la cuenta y salí de la cafetería, marché a consigna y dejé la maleta en una de las taquillas, luego me dirigí al parque. Nuevamente me sorprendí cuando leí en una valla publicitaria “No tengas miedo, es tu futuro” haciendo referencia a alguna campaña de prevención de enfermedades. Repetí en voz baja aquel eslogan.
Me senté en un banco al lado del estanque de patos, a estas horas de la mañana no había nadie paseando por el parque, me puse música con el mp3 y continué leyendo el libro… Al poco tiempo, escuché a alguien decir “no tengas miedo”. Me levanté del banco, el mp3 cayó al suelo, cuando me agaché a cogerlo, vi una sombra tras de mí. Cuando me giré, estaba ella ahí, en carne y hueso, era real. Salí corriendo.
Mientras corría, apareció frente a mí, caí al suelo.
- ¿Pero qué eres? - Grité mientras me quedaba inmóvil en el suelo del miedo.
- No tengas miedo Chad, es el momento, tienes que despertar, te necesitamos…
- ¡No soy ese Chad! Me llamo Tomás.
- Lo siento pero cuando despiertes lo comprenderás. Lo siento mucho por las formas y los medios, tú mismo las estableciste así hace un tiempo.
- Qué dices, te repito que no soy ese que buscas…
Me levante del suelo y volví a salir corriendo mientras huía de aquella mujer escuché el sonido de una pistola disparando, el tiempo se ralentizó. Noté que la bala me alcanzó, sentía como la sangre salía por algún lugar de mi cabeza, iba perdiendo el conocimiento poco a poco mientras aquella mujer me abrazaba y lloraba…
Al poco tiempo abrí los ojos, me dolía la cabeza, no estaba muerto. La primera imagen que tuve después del disparo era aquella mujer dándome la bienvenida, estaba en una habitación blanca, como de un hospital o un laboratorio, no sabría decir dónde estaba.

CAPÍTULO II

No tengas miedo Chad – fue lo primero que me dijo haciéndome señas para que no me moviera- todo estará bien.
¡Mi nombre es Tomas! respondí furioso quise atacarla pero estaba atado a la cama, correas sujetaban mis manos y pies, Nuestra intención nunca fue usar la fuerza pero lo haremos otra vez si es necesario dijo como una sutil amenaza mientras retiraba la sabana que me cubría. Puso su mano en mi muslo jugando con mis vellos, has crecido rápido dijo mientras frotaba su mano contra mi muslo. Te he observado durante toda tu vida, como un jardinero observa a sus plantas crecer y ha llegado el momento de cosechar dijo mientras miraba y acariciaba mis genitales, me dio un apretón que hizo que me abandone todo el aire, giro sobre su taco y se dirigió hacia la puerta, una ranura electrónica y dos beeps abrieron la puerta.
Había tenido fantasías siendo atado a la cama pero ni en la peor de mis pesadillas imagine que estuviese en esta situación. La habitación estaba inundada por el olor a desinfectante, sin duda estaba en un hospital o algo así. A pesar de la situación me encontraba en calma, tenía el cuerpo adolorido y el dolor en mi cabeza me recordó la herida que tenia.
Vi sobre la mesa un expediente grueso, una jarra con agua y un vaso, mi sed era enorme y no quería otra cosa que no sea saciar mi sed, de pronto sentí un dolor agudo en mi cabeza pensé que mi cabeza iba a explotar cerré los ojos de dolor y sin embargo vi que la jarra con agua se acercaba a mí. Sin saber cómo sabia que algo extraño me sucedía, toda mi vida había sido tildado de “raro”, mis alucinaciones, mis terapias, las drogas que usaba para mis crisis, todo estaba relacionado con esto.
El agua se movía en la jarra como si una cuchara invisible la hubiese agitado en sentido horario, la mire y desee que se acerque y la jarra se movió un poco, el dolor por el esfuerzo me detuvo. Volví a intentarlo y el movimiento de la jarra envió el vaso al piso. Decidí liberarme así que me concentre en la correa que ataba mi mano derecha, el esfuerzo me produjo un dolor intenso, pero finalmente logre liberarla. Sentí un líquido caliente y salado que llegaba de mi nariz a la boca, el sabor salado de mi sangre me hizo enfurecer, lo sentía venir, una crisis se acercaba.
Me libere rápidamente baje de la cama y un pedazo del vaso roto se incrusto en mi pie, el dolor solo avivo la llama de mi cólera, ignore el dolor y bebí de la jarra, mis torpes movimientos hicieron caer el expediente, había fotos mías dispersas por el piso, ¡muchas fotos!, ahí estaba yo, más joven, en el colegio, en casa, con mis amigos, había fotos de la mujer de mis alucinaciones, en la carpeta leí sujeto de experimentación nº 22 “CHAD”, desperdigado en el piso encontré mi vida a retazos.
He despertado de lo que pensé era mi vida ¡Yo no soy quien creía que era! Mis pensamientos fueron interrumpidos por el estridente sonido de una alarma y luego una explosión…

CAPÍTULO III

Aprovechando la confusión y el estruendo provocado por la explosión, Tomás consiguió deshacerse definitivamente de las ataduras y, todavía torpe y confundido, salió de la habitación en la que se encontraba recluido. Recorrió, aturdido aún, el pasillo mientras la alarma seguía sonando martilleando su cabeza. A través de una ventana pudo ver, a lo lejos, el alboroto que se había formado en el jardín. Un pequeño depósito de combustible, seguramente de un generador, estaba ardiendo. Un grupo de unas diez personas, algunas de ellas con batas blancas, intentaban apagarlo para evitar que el fuego se propagase a unos depósitos cercanos.
Tomás siguió recorriendo el pasillo algo más consciente. Pudo observar que en las puertas de todas las habitaciones había un cartel con un número y un nombre. Igual que pudo observarlo en la suya cuando salía: el número 22 y el nombre Chad. El pasillo terminaba en una amplia puerta de dos hojas, abatible, que a Tomás le recordó a la de los hospitales, a las que hay en las entradas de los quirófanos. La curiosidad pudo más que sus ganas de escapar y se acercó a descubrir que había en su interior. Y poder así encajar alguna de las piezas de ese misterioso puzzle que tanto le atormentaba.
Lo que encontró en su interior le dejó sin aliento. Era una sala llena de ruidosas máquinas, de enrevesados cables, y de un extraño instrumental quirúrgico. Y en el centro, el cuerpo de un hombre. Estático, rígido, inerte. La extrañeza de Tomás se incrementó cuando se percató de que aquel hombre desnudo realmente era él. Una réplica exacta de si mismo. Un clon.
En el pecho, en el lado del corazón tenía unas marcas, las mismas marcas que se hacen cuando se va a proceder a realizar una operación y definir el corte del bisturí. Las mismas marcas que tenia el propio Tomás en su pecho.
¿Qué era lo que pretendían hacer con él? ¿Quiénes eran estas personas que habían estado persiguiéndole toda su vida, desde su infancia? ¿Dónde se encontraba?
Y mientras todas estas preguntas se agolpaban en su cabeza, sintió una presencia a sus espaldas. Se dio la vuelta y vio nuevamente a la mujer que tantas veces se le había aparecido a lo largo de su vida.
- Chad, tranquilo. -dijo ella sonriendo.- Ya queda poco para que llegue tu "nuevo despertar".- La mujer acercó una especie de pistola al pecho de Tomás. A continuación, éste sintió una fuerte descarga eléctrica.
Y cayó al suelo inconsciente.

CAPÍTULO IV

Sentí un frío terrible en mis nalgas, lo que me hizo despertar, abrí los ojos poco a poco, aún aturdido por lo que recordaba fue una especie de calambrazo, y allí estaba yo, tendido en aquella camilla metálica, cuán largo era, completamente desnudo... lo que me recordaba aquella vez que, de niño, cuando me operaron de mi huevo ascensor, con nueve o diez años, y al despertar de la anestesia, estaba allí, en la cama, “con todo al aire”, rodeado de los abuelitos, mis padres y todos mis primos... ¡Seré gilipollas, ahora estaba todo claro! ¡Cómo no lo sospeché antes! ¡La respuesta estaba allí mismo, en mis huevos...! Alcé la cabeza con dificultad, pegando tanto la barbilla al pecho como me lo permitía el estar atado de pies y manos a aquel frío aluminio, y en efecto, allí estaba la respuesta... ¡No tenía las cicatrices de mi ingle que atestiguaban aquellas dos operaciones de niño....! Entonces comprendí... ¡Todo estaba tan confuso, tenía la sensación de mezclar recuerdos viejos con otros nuevos! aunque no me dio tiempo a pensar mucho... Sentí una presencia....
Giré la cabeza y allí estaba ella, la mujer misteriosa... tenía que tener siempre el cuello girado a derecha o izquierda, pues aquella luz blanca, tan fuerte, de quirófano, que se cernía sobre mí me impedía mirar hacia arriba... sentí cómo una silla se arrastraba y al fin, la tuve sentada a mi lado... se inclinó sobre mí, apoyándose en mi pecho, mirándome frente a frente... lo que era de agradecer pues se interponía entre aquella luz cegadora y yo...
- CHAD...– comenzó a hablar- Supongo que estás aturdido y que todo esto es muy duro para ti... no te avergüence tu desnudez... ¡Te he visto así muchas veces, tonto!... ¿Por dónde empiezo?.... Hace mucho tiempo nos casamos, éramos felices, la pareja del billón de euros, nos llamaba la prensa rosa... la mejor modelo del planeta, la más guapa, alta y esbelta, y uno de los mejores médicos del mundo, despreciado por sus colegas, por sus trabajos e investigaciones sobre la clonación humana... –Hizo una pausa, pues sus ojos se humedecieron- Luego vino tu enfermedad repentina, después aquél fallo multiorgánico... ¡y la muerte estaba tan cercana! ¿Lo entiendes? ¡Tú muerte...! Gasté toda nuestra fortuna en que tus discípulos siguieran tus trabajos y estudios y por fin, hicieran lo que tú nunca te atreviste, dar el paso definitivo, clonar a alguien... a ti... La idea era darte la vida para después, en un momento dado, asesinarte, y transplantar todos tus órganos a los del verdadero CHAD, como has podido comprobar... Sin embargo algo falló, algo no estaba claro en tu investigación... Ahora me dicen que el otro cuerpo, tu verdadero cuerpo, no es viable, la única solución que queda es transplantar –tus alumnos han seguido la investigación por otros derroteros- el cerebro de mi CHAD en tu cuerpo, en este repositorio perfecto que he creado... ¿Lo entiendes, verdad? ¿Serás capaz de perdonarme? ¡Lo he hecho todo por amor...!
Yo ya no me sorprendía de nada, desde que me desperté y vi que no tenía las cicatrices me percaté de algo así, con todo, pese a que aquella mujer era, ciertamente, muy atractiva, asomó en mi rostro un rictus de sonrisa picarona y le dije...
- ¡Cariño...! ¿Puedo llamarte así, verdad? – Ella asintió con la cabeza mientras mesaba mi cabello con sus manos temblorosas- He visto las fotos del expediente... mis fotos de la infancia, del instituto, mi graduación en la universidad, aunque tu nuevo CHAD ha estudiado Derecho, no Medicina... ¿Pillas, la diferencia? Creo que no, ricura, pero no importa, ya cuando me casé contigo debí suponer que eras tonta... ¡No tienes la culpa de ser rubia! Ese es el gran problema de la clonación... habrás podido recrear mi cuerpo, es verdad... ¡hasta creo que tengo la polla más bonita y proporcionada que antes! –Ella hizo un gesto de disgusto, seguramente su CHAD no era tan ordinario como el nuevo TOMÁS- ¡Pero no se puede clonar todo lo demás! Para empezar la primera desviación del experimento, CHAD era médico, yo soy abogado... y luego otra pequeña diferencia (bueno, si me refiero a la polla “no tan pequeña”).... En tu expediente no hay fotos de mi intimidad, cariño, no tienes fotos de mis pajas adolescentes pensando en los actores de la tele... lo que tú crees, en tu expediente, amigos míos, saliendo o entrando de mi piso de estudiantes, de joven, no son más que ligues de una noche de verano, con los que me harté de follar... no tienes fotos ¡qué controladores más malos tienes, o te han tenido engañada...! de mis idas y venidas a la sauna, donde me he tumbado, gustosamente, no como ahora, en otras camillas donde me han comido la polla como a nadie.... porque tu antiguo CHAD, querida, en este nuevo TOMÁS... ¡Es maricón perdido...!
Ella se levantó de la silla enfurecida, estaba fuera de sí, la silla salió volando de lo alterada que estaba, temí que usase violencia contra mí, que estaba allí, desnudo y atado, sin poderme defender.... Sólo escuchaba sus gritos y sus reproches, mientras yo la jaleaba, mosqueándola más, diciéndole que si en sus estudios tuvieron en cuenta que se puede clonar el cuerpo, más no la “vida” de una persona... De repente entró un médico en la habitación... ¡Dios mío, era guapísimo...! Sin duda habría venido alertado por el escándalo de la otra, intentó tranquilizarla, gritándome a mí de malas maneras que me callara y no la enfureciera más... cuando así logró calmarla, los dos se acercaron de nuevo, a asomarse a mi camilla, veía sus rostros sobre mí... uno a derecha y otro a la izquierda, desde aquella posición, aquel paquete sugerente que marcaba el doctor en esos pantalones de tela tan fina que usa el personal médico, parecía que se cernía sobre mí... empecé a sentir una sensación conocida y entonces, nuevamente, abrí mi bocaza, con la conciencia de que estaba indefenso, es verdad, pero si no, no sería yo mismo....
- Doctor, no tengo el gusto de conocerle... cariño... puedo demostrar que no miento, si se toman ustedes la molestia de mirar hacia abajo, verán mi polla, preciosa, turgente, sonrosada... más tiesa que el mástil de un velero... y no has sido tú cariño, la que lo ha provocado... que llevo ya un rato aguantándote ¡so, petarda!, sino la irrupción de este doctor tan guapo...
La pelota estaba en su tejado.... yo era un jugador atado de pies y manos...

CAPITULO V

Tanto el médico como la mujer extraña me miraban como si de un bicho en pruebas se tratase, los dos a dúo observaban mi creciente verga empalmada, y mi mueca risueña y picara en la boca. Tras un largo silencio en el que yo intentaba desatarme lo suficiente una de las manos, para llegar a tocar el paquete del doctor y que así vieran que no iba de farol, se marcharon del quirófano donde estábamos.
Frustrado, así me encontraba, con la sensación de engaño recorriéndome el cuerpo ¿Sería verdad toda aquella película que me acababan de contar? Lo que estaba claro era que pruebas había, las fotos, el otro yo, mi clon, o yo su clon, o yo que sé. Ahora lo más importante era liberarme y salir de allí por patas.
Tardaron más de cinco horas, que contabilicé gracias al enorme reloj de pared de la sala, en volver a por mí, aunque esta vez era solo el médico el que hacía acto de presencia.
— Mira Chad, Tomás o como quieras llamarte, te ayudaré a salir de aquí si tú me prometes una cosa — dijo el atractivo hombre de bata casi transparente y evidente desnudez bajo ella.
— ¿Qué quiere de mí doctor? — Le contesté señalando con los ojos las correas de mis manos y pies.
— Simple, si tú me dejas acompañarte a donde vayas, te ayudaré a salir de estas instalaciones— hizo una pausa mientras miraba hacia la puerta de entrada— sino, te dejaré aquí y me marcharé solo, pero, será mejor que luego no me engañes y me dejes tirado en cualquier sitio intentando darme esquinazo, porque tengo medios para que te encuentren en cuestión de segundos.
Pensé durante un momento a qué se debía este tipo de proposición, ¿para qué querría este hombre hecho y derecho mi ayuda para desaparecer? Era ilógica su petición, pero como estaba muy bueno y yo no tenía nada que perder…
— Está bien, vendrás conmigo, nos esconderemos en un lugar seguro que tengo y ya decidiremos después qué hacer.
Desató mis correas rápidamente, me ofreció otra de esas batas blancas tan sexys y los dos por el conducto de refrigeración llegamos a las habitaciones traseras de lo que parecían un almacén. Tras varios minutos escondido entre cajas que contenían amoniaco vino a buscarme, y los dos montamos en su BMW negro, yo en el maletero y él, lógicamente, conduciendo.
Una vez fuera del vehiculo, comprobé que mis indicaciones habían dado resultado, estábamos en la entrada del bosque de Arbuth, donde una cabaña muy coqueta nos esperaba a una distancia de tres horas de caminata.
Le miré lujuriosamente al poco de entrar a mi antiguo y escondido nidito de amor, o “picadero”.
— Antes de arrepentirte por lo que puedas hacer o decir, deberías saber algo— dijo mientras le acorralaba contra la pared de madera entre mis brazos extendidos, rozando sutilmente nuestras batas— Tomás, soy tu hijo.


PARA CONOCER A LOS AUTORES


CAPÍTULO I FRANTASMA
CAPÍTULO II GARY RIVERA
CAPÍTULO III ZOWI
CAPÍTULO IV OBSERVATORIO GAY GRANATENSE
CAPÍTULO V IRENE COMENDADOR

Muchas gracias a mi chico Observatorio, que siempre me mete en estos líos jajaja, pero encantadísima tanto de cooperar como de que se acuerde de mi, eres un solete guapo; y como esto es un relato encadenado, yo le paso el testigo a mi querido Julio G. Martín, que estoy segura hará con él un trabajo magnifico y nos sorprenderá de la mejor manera. (Pinchad en su nombre para ver su web y por lo tanto su continuación)

Besos para todos y espero lo hayáis disfrutado: DDDD

Caleste Capitulo I (Novela de Anaid Avlis )



Caleste (Por Anaid Avlis)



Capitulo I


-¿Ya lo jugaste?-preguntó un chico pecoso a otro

-No y ¿tú?

-Ayer ingresé-exclamó el chico pecoso sonando orgulloso de sí mismo.

Samuel no encontraba acomodo en la biblioteca, ni en ningún lugar. Necesitaba estudiar, de verdad que sí, pero por lo visto no podría ya que hasta en el lugar que él consideraba sagrado estaban hablando de eso. El juego del milenio. La sensación del momento. Caleste.

Siguió sentado en la mesa, tratando de concentrarse mientras el chico pecoso relataba una extraña historia de cómo había llegado la invitación, de cómo había comprobado lo dicho por los demás, de cómo le iban asignar un personaje y lo maravilloso que era aquel entorno.

A Samuel en lo particular no le llamaba la atención, ya que era un chico científico, se basaba en la lógica y solo tenía como concepto de aquel juego que un nerd había creado un programa vicioso y puesto en la red. Cuando intentó volver a enfocarse en el texto que tenía delante, las letras parecieron bailar delante de él. No le gustaba literatura, preferían que le colocaran horas extras de química o física antes de una sola de literatura; entendía la necesidad de saber y conocer el arte de las letras pero ¿Por qué leer toda esa mierda que no le ayudarían en un futuro? Bueno, al menos no en el de él.

Cuando por fin encontró un párrafo algo cuerdo en la épica española “Mío Cid”, arribó a la mesa de estudio la odiosa custodia de la biblioteca. Una mujer de mediana edad, alta y delgada, con unos terroríficos ojos azules y una verruga en su frente. Echó una mirada odiosa a los integrantes de la mesa y con un manoteo sacó a todos de la biblioteca.

-¡Pero…!-exclamó Samuel indignado

-Nada de peros joven-lo silenció la custodia-Hace un momento les realicé una seña de silencio, no acataron la advertencia, así que fuera, normas de mi biblioteca

-¡Pero si yo no estaba hablando!

-Otra regla: todos en la mesa deben hacer silencio sin excepción alguna-y así lo terminó de arrastras hasta la salida donde cerró la puerta de la biblioteca en su cara, tambaleándose el pequeño cartel que indicaba “Silencio”.

Suspiró frustrado. Reprobaría, estaba seguro; y si reprobaba tendría que ir a reparación y eso sin duda mancharía su historial. Se giró resignado, en dirección al campus de la institución; allí el sol le pegó directo en el rostro y lo cegó un momento, que bastó para que un grupo de chicos llegaran y le dieran la popular “Sala” (una serie de golpeteos dirigidos a una sola persona, proporcionados por un grupo de personas que se ubican a su alrededor encerrándolo). Cuando el grupo de chicos se desvaneció, solo uno se quedó al lado de Samuel, riéndose descontroladamente.

-Gracioso-dijo Samuel irónicamente

-De verdad que sí tío ¡Debiste de ver tu cara!-y rió de nuevo

-Sí, me imagino que fue fabulosa-su sarcasmo hizo que el chico dejara de reír y mirara seriamente a Samuel.

-Samuel.

-Erick-lo llamó él

-Mira, se que estás preocupado por esa estúpida prueba, pero…-dijo Erick dubitativo

-No-y Samuel negó con su cabeza- No lo haré Erick, sabes que tengo que estudiar y leer esto, no tengo tiempo para estarte observando quien sabe cuánto tiempo mientras tú estás jugando esa mierda viciosa

-No es ninguna mierda viciosa-y Erick se vio dolido-solo te pido el favor de que estés allí; además no es que me vaya a obsesionar, solo veré que es y listo.

-Pero si ya sabes lo que es-refunfuñó Samuel

-En teoría, pero no en práctica-y lo miró seriamente-Mira Samuel soy un artista, desde que escuché de las maravillas de Caleste me ha intrigado mucho y he soñado cada noche con plasmar aquel “Sobrenatural” entorno, puede que tú no entiendas lo que quiera decir pero me confortaría mucho que estuvieras allí mientras yo ingreso, observo y regreso. Eso es todo, nada más.

Samuel lo miro expectante, y luego negó con la cabeza

-Bien-dijo su amigo fríamente

-Bien-respondió Samuel sin importancia

Erick se alejó y adentró más en el campus, mientras que Samuel se refugiaba dentro del cálido techo de la institución, nuevamente sumergiéndose en el edificio para encontrar un bendito lugar tranquilo y estudiar.

No lo encontró, y pasó toda la mañana con nervios debido a eso. Probó a que su amiga Lana le explicara lo esencial y preciso de la épica, pero aunque sabía y se le había quedado los parámetros de esta, aún no captaba, y eso significaba que seguía jodido. Contuvo el aliento hasta que llegó la clase de Literatura, su profesora, una joven de no más unos veinticinco años, los separó lo suficiente y entregó la sencilla hoja en blanco donde se desarrollaría el examen. El blanco de la hoja lo consumió.

***

Despertó en la enfermería con una bolsa de hielo en su frente y una cara con arrugas en su visión. Se había desmayado ¡Qué pena! La enfermera debió de notar su mirada y expresión avergonzada ya que dijo:

-Tranquilo-y sonrió acentuando más las arrugas de las mejillas

-Eh…-empezó apenado

-Solo fue un breve desfallecimiento, nada grave-y la enfermera se giró y tomó una pequeña botella de zumo de naranja y se la entregó-Lo más seguro es que no hayas desayunado ¿o me equivoco?

Samuel recordó que no había consumido nada y solo asintió hacia la enfermera dándole la razón

-La profesora Castillo dejó dicho que la prueba para ti estaba suspendida-a Samuel se le volvieron a ir las luces pero antes de ceder la enfermera continuó diciendo- y solo tienes que entregarle un pequeño informe sobre en qué consistió la épica

Gritó de alegría en su interior. Estaba salvado.

-Gracias-dijo cuando terminó de beber el zumo y entregó el envase a la enfermera, luego se levantó y dejo la bolsa de hielo (más bien agua) a un lado y salió. No se sorprendió que ya no quedaran estudiantes en el instituto, ya que la mayoría de las clases había acabado; así que ignoró la reinante soledad y caminó hacia donde estaba aparcada su bici.

En su casa no había nadie, era viernes, por lo que tomó una ducha larga, sin preocuparse por dejar agua caliente a los demás y se internó en su cuarto dispuesto a dormir, o intentar dormir. No consagró el sueño, algo lo perturbaba y no sabía lo que era. Dio vueltas y vueltas hasta que lo recordó. Erick.

Abrió su laptop y conecto el modem, orando por encontrar a Erick en el chat ¡Diablos! Pensó cuando no lo halló ni en el chat, ni en Facebook o Twitter. Comenzó a cerrar todo rápidamente y antes de finalizar notó que en su bandeja de correos había un nuevo e-mail. No tenía dirección ese e-mail, y de una vez supo de sobre que era el e-mail. Era una invitación; Erick había esperado meses por aquel correo, investigando, usando hackers, hasta que por fin hacía una semana le había llegado; y allí estaba, aquel correo en la bandeja de Samuel, esperando ser abierto, y él no había hecho nada por conseguirlo, nada. Terminó de cerrar todo con rabia. Ahora más que nunca odiaba el juego.

Llegar a la casa de Erick le tomó quince minutos en metro, ciertamente no vivían lejos uno del otro, pero Samuel tenía prisa y no requería de los precisos treinta minutos que le llevaría el viaje en su bici. La casa de Erick era enorme, una mansión estilo gótico a sólo veinte kilómetros de lo urbano. En ese momento que detalló bien el umbral de aquella casa, se fijó porque Erick era un artista, ya que con un padre arquitecto y una madre escultora ¿qué más se podría ser?

Tocó el timbre y este resonó por toda la casa. Lo volvió a oprimir y nuevamente el tranquilizador ring sonó por todos los lados. Sacó su celular y marcó el número de Erick, la llamada se fue a buzón. Consideraba la idea de entrar por una ventana, cuando se acordó de la vieja casucha de madera que había casi llegando al fondo de la casa. Erick la llamaba “Musa” debido a que era el lugar donde él hacia arte. Samuel se dirigió hacia allí.

“Musa” le apremió la vista con sus viejas y astilladas tablas que una vez lucieron un esplendoroso color caoba. Jalo la escalerilla de entrada y subió. El interior de Musa estaba oscuro, a excepción de un monitor encendido y una silueta delante de él. Samuel se acercó con cuidado hasta que reconoció que la extraña silueta era Erick, pero a la vez no.

Su cuerpo estaba quieto, muy quieto, sino hubiera sido por el leve ascenso del pecho, Samuel hubiera pensado que su amigo estaba muerto. Trató de apartar a su amigo de la PC pero no pudo, estaba conectado de alguna forma a esta. Intentó traer su atención, pero Erick estaba ausente, total y enteramente ausente.

Esto le preocupaba y mucho a Samuel, pero solo había un modo de hacer que esa preocupación desapareciera. Tomó otro ordenador que se hallaba cerca de donde Erick estaba conectado e ingresó a su correo. Respiró y abrió el correo:

Hola Samuel, ¿Te gustaría probar algo nuevo? ¿Trasladarte a un mundo diferente? ¿A un universo fantasioso? ¿A entrar en una aventura de la cual no te arrepentirás? Entonces ingresa aquí

No dudó y dio click.

Fue rápido e instantáneo, sintió como dejaba su cuerpo y cómo su mente comenzaba a trasladarse hacia otro lugar, tomando un estado totalmente distinto. Al terminar de ubicarse solo sintió humedad, barro y unos ojos fieros junto con unas garras que lo observaban como la comida del día…

domingo, 20 de noviembre de 2011

Creo



Creo


Creo que tiraré tus cartas y fotos, borraré mi memoria y tu numero en la agenda; lo destruiré todo, tu olor y tus huellas, tus besos y letras, eliminaré tus te quieros y promesas, lastima que el recuerdo aún permanezca. Por favor, que alguien me diga dónde está el interruptor.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Pasos en el bosque (Ya está en papel)





Pasos en el bosque


Título: Pasos en el Bosque
Autora: Erzengel
N° de páginas: 236
ISBN: 978-1926828107
Precio: 18,50 USD
Formato: 6" x 9". Cubierta blanda. Laminado brillante. Papel blanco. Encuadernado alemán.
Fecha de publicación: 25 de noviembre.
Editorial: Ediciones Muza

Sinopsis:
"En las profundidades del bosque, desde hace milenios, los Guardianes trabajan día y noche exterminando seres Oscuros sin que los humanos descubran su existencia.
Ahora, han tenido que aumentar sus esfuerzos al detectar que las partículas malignas se mueven con más violencia.

Mientras, en el hospital del pueblo, Alexis despierta luego de varios meses de haber estado en coma. Nada recuerda de su pasado. Sin familia ni amigos, Alexis debe irse a vivir con Víctor, un extraño muchacho que ella ni conoce, pero no tiene otra opción más que aceptar su compañía.
Sueño, pesadillas… Alexis comienza a recuperar sus recuerdos poco a poco y descubre así que no todo es como ella pensaba. Víctor resulta ser un Guardián con más de un secreto para confesar.

Naimé regresa con los suyos poco antes de que el Oscuro Goar declare la guerra a los Guardianes.
Una batalla se presenta en puerta... Hasta tanto no termine, nadie puede declararse vencedor".


Descarga:
Primeras páginas de la novela: http://es.scribd.com/doc/59558924/Primeras-paginas-de-Pasos-en-el-Bosque


Dónde comprarlo:
Web editorial: http://www.tulibreriavirtual.net/
Blog oficial: http://pasosenelbosque.blogspot.com/
(dado que la compra es mediante página web, se realizan envíos a todo el mundo!)

Blog de la Autora: http://www.erzengel-palabrasalviento.com/
________________________________

Bueno, yo soy horrible en esto de reseñar, así que no lo haré, solo diré lo qué me pareció la novela bajo mi punto de vista.
Es de una lectura fluida y magnética, desde el principio te intriga la trama, me ha sorprendido mucho ese cambio de perspectiva de los personajes, detalle que consigue que sepas mejor lo que sienten o pasan cada uno. El personaje femenino principal (Alexís) desprende una ternura inusitada, te hace quererla con tan solo leer las primeras páginas. Quien me ha suscitado un amor platónico y abrumador a sido Víctor, que con su forma de ser reservada y taciturna sientes por él verdadero interés, esa manera de cuidar de la chica, protegerla, uuufff
No quiero hacer spoiler de la novela porque recomiendo encarecidamente que os hagáis con un ejemplar para leerla, merece la pena os lo aseguro.
Pasos en el bosque tiene multitud de personajes muy bien definidos, muchos paisajes descritos a la perfección donde cada detalle realmente te transporta al interior del libro y esa maravillosa historia llena de intrigas, secretos, mundos paralelos, intrigantes criaturas, creando hasta nuevas razas, que hacen de la novela un placer.
Una ovación para su autora Erzengel y a por todas mi chica, porque estoy segura de que será (es) todo un éxito.
¡¡¡QUE POR FIN LO TENEMOS EN PAPEL!!!!  wii!!

Sin más un beso chicos y hasta pronto.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Nuestro primer contacto



Nuestro primer contacto (Microrrelato)



El repartidor de correo de la quinta planta de la Pacific Unión State, conectado a Paramode desde su MP3 pasó arrastrando su carrito de reparto por el pasillo de nuestro departamento, arrancando de cuajo de nuestras clavijas el cable conector USB, el que en esos momentos nos unía en el intercambio de datos; llevándose por delante ese enlace del que ambos estábamos disfrutando.
Y allí estaba yo, un Hp pavilion 7865 de sobremesa que, triste y abatido rezaba por una próxima vez; aunque el proceso de copia de datos ya hubiese terminado, quién sabe si mas adelante podríamos volver a estar conectados. Yo mientras tanto seguiría observando a aquella espectacular maquina modelo Apple MC915Y/A que cada mañana, risueña despertaba en el inicio de sesión.

martes, 15 de noviembre de 2011

El virus y veneno de los hombres



El virus y veneno de los hombres



Aquel hombre fue despojado de sus ropas, de su hambre, ilusiones y solo la piel blanca y escamada por el frío le quedó. No servía de nada ser aristócrata o plebeyo, nada nublaba las decisiones del verdugo, era la escoria del fondo del barril por tan solo una creencia, era el que nunca aportaría al mundo nada bueno si sus raíces profundizaban en tierra yerma de blasones religiosos. Culpaba al cielo de engendrar viles cuerpos deshumanizados que no podían al fin ver que solo era un frágil humano.
El hombre de talones desnudos de membrana, arrastraba su esquelético cuerpo por los campos y no de amapolas precisamente, acompañado de iguales y semejantes con el mismo suplicio, destino y condena; los ajusticiados sin ninguna pena, los oprimidos sin culpa en las venas, aunque era exactamente por ellas, invadidas de sangre “sucia”, por lo que ahora con inmerecida muerte justicia tendrían.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Irene Comendador en papel

Hola a todos mis chic@s, hoy os traigo una NEW, sé que no es mucha mi aportación pero la verdad es que me hizo ilusión tener al fin algo mío en papel. Se trata de un libro de relatos cortos, una microantología de microrrelatos (vaya nombrecitos eh) que la Editorial Irreverentes ha sacado este pasado mes de octubre.
Bien, pues uno de mis relatos es participe en esta antología, donde participan otros  escritores increíbles, yo no pego mucho entre tanto buen escritor, pero gueno ;D
Son tres hojitas con mi nombre, siendo uno de los relatos que más me ha gustado escribir la verdad.
Y sin más noticias que dar, aquí os presento la portada del libro.





Microantología del Microrrelato III

Ediciones Irreverentes acaba de publicar la tercera edición de su Microantología del Microrrelato, 65 microrrelatos de diferentes autores. Obras de escritores clásicos, actuales y noveles.

Los microrrelatos están publicados por el orden alfabético de los títulos y según la propia editorial son:

“Una brillante selección de relatos divertidos, sorprendentes, intimistas o humorísticos, terroríficos o fantásticos; sobre el amor y desamor, reflexiones sobre la muerte y la vida; de misterio, ciencia ficción o históricos. En todos los casos, la brevedad va unida al impacto y la sorpresa, de un mundo a otro, de un sentimiento al contrario. Al pasar cada página hay una nueva sensación.”

Un libro lleno de sorpresas, momentos y estupendos minutos de lectura.

Caleste Prólogo (Novela de Anaid Avlis )


 Caleste ( Por Anaid Avlis)

Prólogo



¡Qué pesadilla! ¡Todo es una mierda! ¿Por qué tenía que reprocharle a la profesora? ¿Por qué no podía cerrar mi bocota? Así estaba ella, farfullado, frente a la pequeña laptop; quejándose sobre el ensayo de más de 2.000 palabras sobre historia contemporánea, “su materia favorita”. La odiaba. Y mucho.
Siguió maldiciendo en silencio mientras buscaba la información para completar su estúpido ensayo (que además debía hacer a mano), cuando sonó el habitual “clum” que avisaba la llegada de un nuevo mensaje a la bandeja de tu correo.
Se vio extrañada ya que el mensaje había llegado sin dirección alguna que especificara su origen; dudó unos momentos en la bandeja de entrada, meditando si debía abrir o no aquel misterioso correo. Es extraño, muy extraño. Seguro es una broma. Pensaba
Abrió el correo y salieron todo tipo de anuncios cotidianos del internet, los cuales cerró y envió a spam; cuando se deshizo de ellos, se fijo que el contenido del mensaje era muy breve:
Hola, Bianca ¿Te gustaría probar algo nuevo? ¿Trasladarte a un mundo diferente? ¿A un universo fantasioso? ¿A entrar en una aventura de la cual no te arrepentirás? ¿A ser testigo de un nuevo comienzo? Entonces no lo pienses e ingresa aquí
Sonrió a sí misma y leyó el mensaje unos momentos más, luego revisó su antivirus y el firewell, después extrajo su disco duro portátil por si las moscas y aseguró la puerta de la habitación por si al fin y al cabo el aquí la enviaba a una página porno. Ya segura dio click.
Su cuerpo se quedó estático, así en esa postura de piernas cruzadas en la cual se hallaba, pero sumiéndose en un estado de automático, mientras que su mente se trasladó a la computadora, de allí a los servidores, luego a la web y finalmente salió de lo conocido por el hombre siendo arrastrada por una fuerza sobrehumana y terminando a parar en otro lugar.
Todo había sido como un parpadeo y ahora en el lugar donde estaba, la oscuridad era lo único que hacía acto de presencia.
Dio un paso, luego otro. Ya se estaba aterrando. ¿Qué ocurría? ¿Se había desmayado? ¿Así era estar en coma? ¿Se murió? ¡¿La había matado una laptop?!
Dejó de moverse al notar que no estaba avanzando a ningún lado, además ni siquiera tenía la seguridad de haberse movido y ahora que analizaba la cosa parecía como si flotara. ¿Dios, qué pasa? Gritaba en su mente, hasta que llegó el destello y como acto reflejo se cubrió sus ojos.
Cuando retiró su mano no comprendió lo que ocurría. Delante de ella se hallaban dos nubes, sí dos nubes o conjuntos como de polvo o como de humo, una de color blanco y otra de negro; ambas esencias se entrelazaban, estremecía y luego se separaban de sí, como si pelearan y ninguno de las dos lograra hacer nada con la otra.
Notó que ya no flotaba, ahora sus pies descalzos estaban sobre una tierra húmeda y barro. Miro su entorno y era de noche, la luna (si es que era la luna) brillaba entera y redonda en el cielo, cubierto de ¿estrellas? Sí, eran estrellas, pero definitivamente unas más grandes que otras; ella no recordaba haber visto tanta diversidad de estrellas en su vida. A su alrededor, se alzaba en plenitud la madre naturaleza, ofreciendo un bello espectáculo de sonidos y colores, de especies y tamaños; era algo muy llamativo y obviamente no real.
Buscó a las dos esencias y ahora las veía mejor, pero las características y el comportamiento de estás no cambiaron. Ahora ellas tampoco estaban en un escenario negro, sino que desarrollaban su anormal vaivén, juntas o no juntas (?), sobre un círculo perfecto, y de considerable tamaño, de agua; parecido a un pequeño lago, o algún jagüey natural.
Ella no encontraba explicación racional a todo eso, primero ese misterioso mensaje y ahora allí en la “Tierra de nunca jamás o de no sé dónde demonios me encuentro”. Un sonido parecido a un grito de dolor la hizo girarse y prestar atención de nuevo a las esencias, ahora no eran esencias, sino bestias, parecidas a unos gigantes mamuts con forma felina, sin trompa, pero de igual tamaño y enorme extremidades (incluyendo los colmillos), que peleaban entre sí y se hacían daño. La bestia blanca sangraba de un lado y la bestia negra cojeaba.
Las bestias seguían peleando y la pelea resultaba algo terrible de admirar, ambas chillaban, ambas rugían, ambas se destrozaban. Ella no se movió un solo centímetro, hasta que la bestia blanca cayó, yendo directo y en redondo hacia el lago. No lo pensó. Un impulso la inundó y se sumergió en la espesa y helada agua.
Ella practicaba natación, así que el frío y sumergirse en la profundidad eran cosas sencillas. Llegó rápido hasta el animal pero ahora ¿Qué hacia? No lo podía agarrar de una pata y arrastrarlo hacia la superficie. Se empezaba a quedar sin aire cuando desistió de su impulso y empezó a emerger pero algo le agarró la pierna. Ella forcejeó no dejándose arrastrar, pero fue en vano, lo que la tenía agarrada, que era una garra blanca por cierto, la jaló dejándola a la altura del rostro de la bestia. Se centró en sus ojos, negros y a la vez con finas franjas de colores; el ardor en su pecho crecía pero no le importaba, quería ver esos ojos. La bestia dejó de ser bestia pasando a la bruma inmaterial, enroscándose alrededor del cuerpo de ella. Empezó a filtrarse por la piel de la chica, inundándola y fundiéndose con ella en otro ser. Se estaba mezclando, uniéndose a la vida de ella.
En las afuera, la bestia negra observaba implacable el hecho, la unión de su enemigo con aquel ser que unos momentos antes había entrado en el agua; observó completamente la metamorfosis e incluso se apartó cuando comenzó la incubación y toda el agua, incluyendo un poco las orillas, se congeló, dejando justo en el medio al nuevo ser. La bestia negra movió sus patas y se internó en el bosque, sufriendo su metamorfosis e iniciando su propio ciclo de incubación, dejando su estela, junto a la de su enemigo, para que en aquel nuevo mundo resurgiera de las cenizas...

sábado, 12 de noviembre de 2011

El hombre valiente


El hombre valiente




Él núnca llora, es fuerte, enérgico, es todo un hombre que sabe lidiar contra lo que quiera placarle. Su estatura es el perfecto prólogo que anuncia que jamás podrás con él, de facciones marcadas, músculos pagados cinco horas diarias seis días a la semana, bajo kilos de metal prensado y elevado por manos callosas, trabajadas en la fragua de su diario cotidiano. Los ojos entrecerrados y la mirada perdida en alguna mujer bien provista. Eso es, un hombre de bandera, de pelo en pecho e invencible, estoico, valiente, viril. Que apretó su mandíbula con la muerte prematura de su padre sin mojar en ningún momento sus mejillas, que volvió la cara hacia terrenos más relajados cuando su pobre madre sufría dolores esperando su descanso eterno y su vendito agradecimiento por una vida entregada a los demás, a él. Y allí estaba, entero, erguido, potente, un hombre al fin y al cabo valiente. Porque él núnca llora.
¿Y ahora? Está guarecido bajo los brazos de su amigo, cubierto por telas de colores y llenas de vitalidad, coreando con la muchedumbre que lo arropa y acompaña en tan felices momentos de su vida. Ahora con la cara cubierta de esa agua salada y caliente, esos ojos hinchados y febriles, con las fosas nasales llenas y el corazón rebosante de emoción. Al parecer este hombre valiente si tenía en perfecto estado sus lacrimales, al parecer solo había que buscar algo que realmente llegara hasta su corazón. Y es que para el galán imperturbable y ecuánime hay una criptonita que hace que se ablande. Por fin su equipo del alma, sus jugadores de futbol favoritos, sus compañeros de domingos en gritos han llegado a esa final que durante años se les había resistido.
Curioso como en esta vida algunos usan sus escasas lagrimas vertidas ¿no?

_______________________

Espero que os haya gustado, un beso compañeros ;D

viernes, 11 de noviembre de 2011

Curiosidades



Monologo inicial de “Caballos salvajes” (Película de cine argentino)



"Se puede vivir una larga vida sin aprender nada, se puede durar sobre la tierra sin agregar ni cambiar una pincelada del paisaje, se puede simplemente no estar muerto sin estar tampoco vivo, basta con no amar, núnca, a nada, a nadie, es la única receta infalible para no sufrir. Yo aposté mi vida todo lo contrario y hacía muchos años que definitivamente había dejado de importarme si lo perdido era más que lo ganado, creía que ya estábamos a mano el mundo y yo, ahora que ninguno de los dos respetaba demasiado al otro. Pero un día descubrí, que todavía podía hacer algo para estar completamente vivo, antes de estar definitivamente muerto. Entonces me puse en movimiento."



Este parrafo es el prólogo de esta pelicula (que por cierto no está nada mal)
Me encantó cuando lo oí y por eso os lo traigo, que me gusta mucho compartir ya sabéis jejeje
Un beso a todos mis chic@s MUAKA!!!!!!!!!!

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Esto no debería haber pasado



Esto no debería haber pasado



¿Y qué pasa si no quiero?
Me da igual.
Ya sé que todo te da igual.
No, no todo, de eso se trata.
Pero y si de verdad yo no quiero, ¿no puedo decir nada al respecto?
No puedes decir nada porque no es tu decisión, no tienes forma y manera de cambiar algo que a ti no te atañe, así que acostúmbrate.
¡¿Qué me acostumbre?! No te jode ahora, me dices que a mi no me atañe, pues si no me atañe a mi ¡¿A quién coño lo hace?!
No te pongas tan intransigente, es algo bueno, yo no veo el problema la verdad, si no te gusta solo has de ignorarlo y punto, sigue con tu vida como hasta ahora, no será tan difícil digo yo.
Claaaaro, para ti no será difícil, para mí si que lo es, yo no soy de las que ignoran los problemas escondiéndolos en a saber qué oscuro rincón del cerebro, interpretando un papel, omitiendo la realidad, no, yo no sé hacer eso, lo siento.
Pues vaya, no tenía que haberte dicho nada.
¿Y engañarme, ocultármelo? Tampoco creo que eso sea lo mejor.
Pues mira como te has puesto, si tú crees que siendo ciega a la situación no habría sido más fácil, eso es lo que ahora me parece.
¡Joder! Y encima me haces sentir culpable, pues estamos buenos.
Yo no te hago sentir culpable, solo te he dicho que…
¡No lo repitas! Calla calla. Esto no debería haber pasado. Mira, será mejor que no me lo vuelvas a decir más veces, con el tiempo se nos olvidará y ya está, tenemos que intentarlo.
Já, me hace gracia que creas que esto es como la caducidad de un yogurt o el plazo de entrega de un paquete, que no, que esto es permanente, que no sea reciproco es solo problema mío y de nadie más, si te lo dije fue porque llevaba tiempo incomodo al ocultarte algo tan importante, me sentía sucio y mezquino al no decirte que …
Vale, ya vale, está bien, lo voy a superar, sé que soy fuerte y puedo hacerlo. No digas que es permanente, en esta vida no hay nada permanente, las cosas cambian y eso puede cambiar en cuanto te descuides…
¿Pero de verdad has comprendido lo que te he dicho? Cada vez dudo mas si es que no me has entendido bien, no es nada malo, que te diga que…
¡Pero te quieres callar un poquito y dejar de repetirlo tantas veces! Que si, que te he entendido perfectamente, ya lo sé, ya basta.
¿Decírtelo tantas veces? Pero si solo te lo he dicho una, las demás me cortas y no puedo decirte que…
Aaahhh!!! Que sí, que sí, que ya lo sé. ¿Por qué te acercas? ¿Por qué me coges de las manos? Mira creo que es mejor que…
Me da igual lo que digas o pienses, te lo repetiré una sola vez más y prometo que ya núnca volveré a sacar el tema, ¿vale?
No, no vale.
Sssshhhh, hice lo correcto, somos amigos desde ya ni me acuerdo y te he contado todos mis secretos siempre, tú me has confiado los tuyos también, así que sí, tenlo muy presente, yo te quiero; no como se quiere a una hermana o una buena amiga, te quiero como nunca quise a nadie, te amo con todo mi cuerpo, mi alma, y aunque no me correspondas lo seguiré haciendo durante mucho, mucho tiempo. Ahora te limpiaré esas tontas lagrimas sin fundamento e iremos a tomarnos un helado al cine, la peli de Will Smith que querías ver ya está en cartelera.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Promoción interesante que seguro os interesa a todos




Hola a todos mis queridos compañeros de caminoooo!!!! Ná que hoy vengo con ganas solo eso jajaja
Pues hoy os traigo algo muy interesante, sé que muchos de mis lectores y amigos tenéis novelas, libros o escritos de vuestra autoria, y para los que no los tengan también os interesará la información que os traigo, al loro:

Supongo que todos (o casi todos) ya conoceréis a Marcos DK, él fue el que hizo mi portada para la novela de “En tierra de confidentes” que me acuerdo que muchos me comentaron que era una pasada, y así es. Pues este maravilloso escritor e ilustrador, ha creado una promoción de lanzamiento de su obra, lo que significa que el que quiera un dibujo suyo en 3D, podrá tenerlo, de uno de los personajes de vuestro libro, la portada del siguiente, esa figura imaginada que tenéis ganas de darle vida y no sabéis como, y totalmente gratis. ¿A que suena bien?
Se realiza un sorteo entre todos los interesados si no tienen libro propio, y si lo tienen cambia ejemplar de libro por ilustración, vamos que es un chollazo.
De todas formas yo me explico fatal, así que aquí os dejo el enlace de la oferta para que le echéis un ojo. Seguro os encanta.



Pinchar en este ENLACE

jueves, 3 de noviembre de 2011

Entrevista a Irene Comendador



Pues hoy os traigo una gran noticia, y es que estoy muy feliz jeje
En el blog “Las 20 preguntas” me han dado la oportunidad de hablar un poquito sobre mi, con una entrevista interesantísima con la que he disfrutado mucho al contestar. Os invito a todos los que queráis conocerme un poquito más a pasar por allí y leer mis respuestas, como siempre en mi línea ¬¬
Y aunque no quiero dar ninguna pista, quizás encontréis algún secretillo si sabéis buscarlo jaja (que mala soy)
Besos a todos mis chic@s, y espero que os guste :DDD


AQUÍ LA ENTREVISTA

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Recapacitar


Recapacitar


Shakespeare (hombre inteligente donde los haya) una vez dijo que: “Para ser feliz no hay que esperar nada de los demás”. Otro intelecto (que ahora no recuerdo su nombre) (maldita incultura la mía) dijo que: “Para no sufrir solo hay que separarse de todo y de todos, pero de esta manera también cierras las puertas a la felicidad”. Definitivamente solo queda el suplicio.
Una vana reflexión de como la vida es siempre injusta.

martes, 1 de noviembre de 2011

Encontrada (Erótico)





Encontrada



Tenía entre sus manos la carta, no una carta cualquiera, sino la carta que cambiaría su vida para siempre. Recibía multitud de ellas desde que la revista Vogue publicara «sin su consentimiento» su verdadera dirección en un fatídico «pensó entonces» artículo. Ahora comprendía que gracias a ello había conseguido que le encontrara.

[Mi subconsciente me dice que tú serías el idóneo para mí. Imagino mi boca abarcando tu sexo con los labios, dándote el placer que te sumergiría en el nirvana del éxtasis y delirio. Pienso en las veces que tus dientes acariciarían mis endurecidos pezones, con el aspecto que tienen ahora porque pienso en ti: como nudos de globo que exigen ser explorados y humedecidos por tu saliva. Sé que eres el “hombre” perfecto, el que pararía el mundo para no marearme.
Si te tuviera aquí conmigo, nuestros brazos se encontrarían dentro de esta loca esfera que rota sin control, tus piernas se enredarían con las mías en una conexión de órganos hasta perder los sentidos. Te daría placer de todas las formas imaginables, y no pararía hasta ver aflorar tu sonrisa cada mañana. No descansaría hasta conquistar la cúspide de tu apetito, suplicando en secreto no llegar nunca a conseguirlo, para seguir día tras día intentándolo una vez más. Con avaricia apaciguaría el ardor de tus días y el frío de tus noches.
Eres mi futuro y yo tu presente, eres mi suplicio y yo tu aliento. Solo una palabra y seré sierva, súbdita y criada del amo de tus deseos más secretos. Búscame. Yo ya te he encontrado.]

No era lo que ofrecía, sino la manera de hacerlo. Detrás de aquellas palabras se escondía la ferviente mujer que tanto había buscado.
Lastima que tan solo tuviera catorce años.
Pero únicamente tenía que esperar.