Bienvenidos

Hola a tod@s y gracias por visitar mi humilde página, espero que os guste.
Aquí publicaré mis escritos, pensamientos y toda clase de lecturas relacionadas con la literatura. Admito todo tipo de comentarios y sugerencias, por supuesto siempre con respeto.
IMPORTANTE:
*Lo publicado aquí es ficción y de mi autoría.
*Yo no reseño libros, hago únicamente recomendaciones personales.

Seguidores

Translate

traductor para el blog blogger web

BIOGRAFÍA IRENE COMENDADOR


***La Autora***

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!
Pinchan en la imagen para más información

Vídeobook promocional de "Sé que estás ahí"

martes, 31 de mayo de 2011

En tierra de confidentes Cap 7

Autor imagen Marcos DK


En tierra de confidentes Cap 7



La sacerdotisa siguió su avance, sin importarle lo que aquella calva del demonio dijese, ella sabía que su guerrero estaba aún vivo, aún podía sentirlo, sabía que lo que había contemplado eran solo artimañas ilusorias de la bruja que tenía frente si.

Estando ya cerca de Kiinha dio su golpe de gracia para terminar con su vida, pero sin saber como, esta se materializo en otra zona del panteón, a unos cinco metros de la posición donde había estado hacía nada. Eso desconcertó a la Sacerdotisa, pero no iba a frenarla en absoluto, así que dirigiendo de nuevo sus pasos hacía ella, volvió a levantar el bastón y con un haz de luz, impactó sobre la mujer que parecía una escurridiza lagartija.

La explosión rebotó en la pared, creando un agujero de gran envergadura; al posarse la nube de polvo que se había levantado, el cuerpo de Kiinha no estaba allí. ¿Cómo lo hacía? Se preguntó Airuin.

La veía cambiar de posición con extrema velocidad, a veces ni podía seguirla con la mirada y esto ya estaba terminando con su paciencia.

Cambiaria de táctica. Cerró los ojos, se concentró en todo lo que la rodeaba, sus guerreros ya conocían esa expresión, así que no tardaron ni un segundo en abandonar la sala, retirándose al exterior, la cosa se pondría fea allí dentro.

De todos y cada uno de los poros del cuerpo de la Sacerdotisa, salió una fuerza en forma de bruma azulada, un resplandor lento que cegaba. Esta fuerza se fue propagando por toda la estancia, llenando cada rincón y hueco de ella. Una vez colmada la habitación de esa potencia añil, eclosionó, reventó e hizo saltar en pedazos todo lo que en ella había, incluida claro esta la pequeña mujer que no hacía más que cambiar de posición intentando escapar del ataque, cosa que en este caso no la servía de nada.

La Sacerdotisa estaba algo aturdida, esa manifestación de poder era exagerada para terminar con un solo ser y además tan desprovisto de cerebro, pero le había sacado de sus casillas y la paciencia por encontrar a Dokan, desaparecía por completo.

Kiinha estaba tendida en el suelo, mientras que costosamente intentaba respirar. Al acercarse Airuin a ella, notó algo raro, está estaba sonriendo, cómo si le hubiese gustado sufrir tremendo ataque.

Antes de poder destruirla del todo, la mujer se llevó la mano al cuello y apretando con el puño un dije grande y negro que tenía allí colgado, desapareció.

Tanto Airuin como el resto de los guerreros escudriñaron la estancia en su busca, había desaparecido. Hasta que de repente, allí en lo alto de una ancha escalinata, que conducía al piso superior de la fortaleza, se encontraba Kiinha algo encorvada, con evidentes heridas en el cuerpo y  una pose desafiante, invitándoles a que la siguieran.

Y sin ninguna otra pista que seguir, así lo hicieron.

Airuin sabía perfectamente que esa persecución acabaría tornando en emboscada, pero ya la daba todo igual.

Al llegar a unos portones enormes y metálicos, los vio cerrarse inmediatamente tras la entrada de la bruja.

Estaba a punto de abrirlos cuando notó que sus guerreros no se encontraban con ella, estaba sola. En un primer momento se preocupó y pensó dar media vuelta e ir en su busca, pero al oír la voz de Dokan llamarla desde dentro de la habitación, ya no lo pudo resistir más y entró a toda prisa.

El panorama era cuanto menos inquietante. En medio de la sala, de pie y con una pose algo extraña, se encontraba el Imperiador, dándola la espalda. Al otro lado, junto a una especie de trono estaba su guerrero mirándola fijamente. Algo había cambiado en él, puesto que el brillo que desprendía la mirada de Dokan era irreconocible, cómo si algo en su interior hubiese muerto. Preocupada pregunto:

_ ¿Por qué estas aquí retenido Dokan? ¿Qué es lo que te han hecho?_ dijo Airuin percatándose de que no parecía estar atado.

_ Me han tendido un hechizo, mis fuerzas y movimientos han desaparecido. Cariño, debes terminar con su vida, le conseguí drogar y esta aturdido, pero no para de decir cosas descabelladas, ¡mátalo!, ¡mata al Imperiador!_ habló su confidente con tono ansioso.

La Sacerdotisa alzó su bastón para dar el golpe de gracia al Imperiador, justo en ese momento reparó que no estaban solos, otro hombre se ocultaba tras una de las columnas de la estancia. Dirigió su ataque hacía allí y con voz autoritaria, ordenó salir a quien estuviese escondido.

Cual fue su sorpresa al ver que se trataba del general Slander, conocía su aspecto físico a través de imágenes en la memoria de su guerrero.

Desconcertada, así se había quedado, todo estaba resultando de los más extraño.

Acercó su paso hasta el general, apuntándole a la cara con el bastón, ya que el Imperiador parecía no oponer resistencia postrado de rodillas en mitad de la habitación.

_ ¿Y tú que haces aquí maldito?_ cuestionó Airuin con un gesto de cabeza.

_ Su Majestad _ Reverenció Slander _ Me enteré que mi guerrero Dokan estaba apresado y vine para ayudarle a reducir al enemigo, unidos en la lucha como en los viejos tiempos. ¿Acaso cree que no se quienes son mis hombres? Ya quedaron en el pasado nuestras disputas y diferencias. Ahora solo me preocupo por él, quedé tremendamente impresionado al saber que el gran e invencible Dokan había sido capturado. Si no es demasiado tarde, querría disculparme con usted también por aquellos desafortunados acontecimientos. Uno se puede llegar a equivocar en sobremanera, mi reina. Suerte que todo acabo bien y usted no sufrió daño alguno, además de cumplirse así la profecía que dictan las sagradas escrituras, para llegar a estar los dos juntos ¿no cree Sacerdotisa Airuin?_



___________________________


Bueno bueno chicos míos, aquí (y ya se que con un poquito de retraso de lunes) el penúltimo capitulo de esta mininovela de fantasía épica, espero que os este gustando, el lunes que viene (si no hay contratiempos) publicaré el ultimo capitulo y el prologo de la historia, que ya os adelanto será muy emocionante y con alguna que otra sorpresa (lo mejor siempre para el final)
Se que muchos estáis esperando que termine de publicar para empezar a leer, bueno, pues ya se acerca la hora, así que id encargando la butaca cómoda y las palomitas (o marca paginas)
Besos enormes y de sabores alocados, que son los que me gusta dar.

domingo, 29 de mayo de 2011

Necesito deciros algo







Necesito deciros algo



“Yo también me levanto con legañas” (Empezaba la carta) “También eructo cuando bebo algo con gas o sudo descontroladamente al hacer esfuerzos, dejando marcas antiestéticas en mi ropa bajo las axilas. A mí también me salen granos o espinillas los días en los que mi apariencia física debería ser impecable al tener algún evento importante, incluso como a todo el mundo le pasa, me suenan las tripas cuando el hambre me ataca, y siempre en momentos en los que estás acompañada y el silencio se extiende por la habitación, haciéndose notar más esos ruidos tan molestos y algo vergonzosos. Suelo ponerme desodorante en los pies, ya que es una de las zonas por la que mayor olor exteriorizo; y tengo que poner extrema atención a mis oídos, puesto que lubrico cerumen con mucha frecuencia. Puntos negros en la nariz o varices pequeñas en las corvas de mis piernas, pelos que hay que depilar y alguna que otra cicatriz quizás un tanto desagradable. Me sueno los mocos cuando los tengo y estornudo sin poder evitar se disparen babas de vez en cuando. Mis pelos alborotados al despertar, acompañados de una marca babosa, blanquecina y reseca en la comisura de los labios, de haber babeado la almohada en demasía. Sí, porque soy humana, porque soy como todo el mundo, porque ser la modelo de portada de Victoria Secret de las últimas doce ediciones, no hace que este tipo de cosas no me sucedan. Así que agradecería a mis acosadores que se busquen otro hobby, que no tenga que ver con el acoso al que me tienen sometida; que recapaciten sobre la normalidad de mi persona y sobre las limitaciones que como mortal tengo. Y sin más, un saludo y espero no volver a tener noticias vuestras.”

Así decidió afrontar la situación, contestando a los anónimos que a diario llegaban hasta su casa o propiedad. Pero ahora tendría no a siete hombres obsesionados con ella, si no que una multitud de acosadores trastornados la buscarían y atosigarían sin miramientos. Sin saberlo había conseguido parecer mucho más accesible y cercana, al alcance de cualquiera.

sábado, 28 de mayo de 2011

La Irene más feliz que una perdiz XDDD



Hola a todos, hoy estoy de celebración. La Irene ha quedado finalista en un concurso, y es que lo estoy flipando, todavía no me lo creo, jajajjaaj
¿Os acordáis de un relato que publiqué aquí en el blog?
Se llama “Un lugar poco glamoroso”, bien este relato era el participante en el concurso de “Apuesto por ti”
Ahora son las votaciones, pero vamos que a mi ya me ha hecho la mujer mas feliz del mundo saber que he quedado finalista, que para nada me lo esperaba, jajajaj (que feliz que estoy por favor)
Bueno, AQUI os dejo el enlace del concurso, por si queréis leer a los otros dos micro relatos, que están genial. Un beso para todos y feliz fin de semana mis chicos. MUAC

Premios y regalos varios (Gracias a todos)

Pues aquí otra vez con maravillosos premios que me han concedido, y es que no me cansaré nunca de recibir estos regalitos que tanto me gustan y que dejan mi casita tan bella, jejejejj

Aqui el primero es un galardon, el premio del tercer puesto en el concurso de relatos del blog de Susan Valencillo, que me siento orgullosisima de haber ganado ese tercer lugar, gracias a todos lo que votaron por mi y por supuesto gracias a mi guapisima Susan, eres un amor cariño, te adoro.




Aqui os trigo otros dos premios o regalos que me hizo mi amiga Cruz de plata, gracias reina mia, me han encantado y que te acuerdes de mi es algo que me deja sin respiración, eres un amor y te lo agradezco en el alma, besazos




Aqui otros dos de mi Mari, de una niña que me tiene loquita perdida, y que me ha robado el corazón ya hace mucho tiempo, porque es un sol de persona, con un corazón inmenso que no le cabe en el pecho, gracias nena y siempre estaré contigo, ya los abes, muchos besos



Este premio tan chulisimo es de mi Karito, ella es un cielo, y la quiero muchisimo, nena, me ha encantado, ademas esta recien salido del horno, que hace poco que llego a mis manos, te mando millones de besos en agradecimeinto guapa!!!!





¿Que decir de mi hombre, mi hombre entre todos los hombres? mi Observatorio, Andres, te quiero un mundo guapo, y te agradezco que siempre te acuerdes de mi, se que este premio venia ocn una regla basica, pero ya la cumpli en tu blog, asi que aqui solo le expongo con mucho orgullo, que vaya joyitas que me regala mi chico guapo. Gracias y te mando muchisimos besos de pimiento que se que te entusiasmas, y no sufras que a partir de ahora prometo ser un poquito mas politicamente correcta (aunque se ya de antemano que no me saldrá) jejejjej te adoro mi rey

jueves, 26 de mayo de 2011

¿Sola?






¿Sola?



La puerta a mi espalda sonó con el crujir de sus pernos, pero no me sobresalté, eran los sonidos típicos de una casa, una suele acostumbrarse a eso.
El calor de la habitación era asfixiante, me pegaba la ropa al cuerpo y coartaba mi respiración, un olor dulzón y narcotizado venía de la cocina. Sin dar las luces acerqué mis pasos y dejé las llaves en su sitio, la mesita del teléfono.
El olor era cada vez más intenso, hasta que supe con seguridad que no se trataba de un simple habano, si no que había varios productores de ese hedor.
Todo estaba demasiado en calma, un sonido irreal de respiraciones contraídas; no estaba sola y quien me acompañaba no quería que yo lo supiese.
Caminé despacio, no tenía miedo pero sentía respeto ante la posible visita.
Al entrar a la cocina noté que en la encimera las cosas estaban fuera de su lugar.
_ ¿Quien esta ahí?_ Pregunté algo incomoda.
No hubo respuesta.
En la alacena tampoco había nadie y mis acompañantes eran más de una persona, estaba segura.
De repente un ruido hueco y sordo me sobresalto, y otro nuevo olor me hizo ponerme en tensión y alerta. Saqué uno de los cuchillos del segundo cajón y lo empuñé con fuerza, blandiéndolo en el aire, premeditando un ataque a mi futuro agresor.
Caminé despacio por el pasillo, lo más cerca que pude de la pared derecha.
Había dejado mi arma habitual en la entrada y ahora me golpeaba mentalmente por haberlo hecho. Pero si me quisieran atacar suponía que no hacia falta que esperaran mucho más, así que con mucho nerviosismo seguí mi avance.
_ ¿Hay alguien por aquí?_ grité más fuerte.
Mis ojos no me dejaban llorar, pero ese escozor que se avecina cuando esto esta apunto de suceder, ya me atacaba, me incomodaba.
Entré en el salón y millones de olores me sobresaltaron, una mezcla que para poderlos diseccionar tardaría algún tiempo. El más potente era a humanidad y presencia extraña.
_ ¿Quiénes sois?_ grité con furia mientras rodeaba la opaca estantería que me dejaría en mitad del salón
Noté su cercanía en la oscuridad y rápidamente hundí mi cuchillo allí donde el calor corporal se hacía patente, en las tripas de mi atacante, al mismo tiempo que mis oídos recibían un grito al unísono, fuerte y enérgico.
¡¡¡Felicidades!!!
Gritaron decenas de voces que me hicieron pegar un brinco hacia atrás, soltando el cuchillo allí donde lo había dejado clavado.
Unas manos me sujetaron por la espalda y mi cuerpo inconscientemente se alejó de ellas.
Más gritos ensordecedores llenaron la habitación.
_¡¡Le ha matado!!_ se oía al fondo de la sala.
Definitivamente mi marido había descubierto de la peor manera, que así no se debe sorprender nunca a una ciega.

martes, 24 de mayo de 2011

En tierra de confidentes Cap 6

Autor imagen Marcos DK




En tierra de confidentes Cap 6



El guerrero miraba a su antiguo general de ejércitos cómo si estuviese contemplando un espejismo. Sabía que no había muerto, que desde que desertó de sus filas, Slander había emigrado a tierras del oeste, dejando su rastro sepultado por el inmenso desierto que reinaba en aquella zona, pero verlo en esta tesitura se le hacía extraño.

Estudió su semblante y lo que vio no le hizo gracia, había odio y manipulación en su mirada, era la misma que poseía tiempo atrás cuando un combate estaba apunto de comenzar, sabiendo que el enemigo no tenía oportunidad de salir victorioso del asunto. Y esta vez ese enemigo sin oportunidades era ni más ni menos que él y su amada sacerdotisa.

Pero algo que no entendía era que clase de relación se había forjado entre estas dos criaturas, un humano y un demonio como el Imperiador. No conseguía encontrar el por qué de dicha unión, a no ser que solo fuese venganza por su deserción, cosa que no tenía ningún sentido al haberse está demorado tanto.

_ ¿Y que pinta un desalmado como tú en todo esto, mi general?_ preguntó Dokan con desprecio.

_ Solo bailo al sol que más calienta querido amigo, ahora tengo la oportunidad de cumplir lo que hace años tú me arrebataste. Te contaré una pequeña historia para que te quede claro el porque sigues aún vivo_ dijo el general acercándose a él _

« Hace muchísimos años, centenares de ellos, cuando aún eras un crío a mis ordenes, ya era consciente de tu potencial, el gran Dios de Krond por medio de las escrituras me desveló tu verdadero destino, el futuro que la eternidad te deparaba. Tú, oh gran Guerrero Dokan, eres el elegido para gobernar el reino en el que nos encontramos, pero es ardua tarea, así pues las sagradas escrituras decidieron poner en tu camino una mano amiga que te ayudara en esa inmensa labor. Si, exactamente lo que te estas imaginando, tu amada Sacerdotisa Airuin es tu mitad, tu confidente y cómplice para cumplir ese encargo.

« Pero solo hay una manera de que esa unión sea consumada, y es que os fusionéis en el pecado de la carne y el amor sincero, cosa que como bien sabes esta prohibida entre los de vuestras razas; un guerrero humano nunca debe unirse de esa forma a una mujer mágica como lo es tú sacerdotisa, menos aún tratándose de la reina de todas ellas. Y aunque yo creía que vuestro amor superaría ese impedimento supersticioso, al parecer sois más fuertes o estupidos de lo que pensaba, habéis conseguido durar separados todas estas décadas, que estoy completamente seguro habrá sido suplicio mutuo.

« Ahora tengo la oportunidad de gobernar sobre este reino, cosa que en aquella época no pude por tu culpa, por tu desobediencia.

El general paró su explicación y mantuvo la mirada fija en el guerrero que trataba de asimilar toda aquella información, mientras este meditaba sobre si sería algún tipo de engaño o artimaña.

Uno de los sirvientes del Imperiador entró en la sala con paso ligero y aún intentando fuese sutil y confidencial la información que esté le daba a su amo, fue captada por los oídos de Dokan.

_ Mi señor, el grupo de brujos de Azqueyhn ha fracasado en su labor, han muerto seis y un séptimo sufre agónicamente, no tardará en terminar como sus compañeros. La hondonada de gárgolas ha perecido también. Y “ellos” avanzan rápidos hacia la entrada, nuestras resistencias menguan sustancialmente_

_ Esta bien, puedes retirarte. Esto ya estaba pensado, ahora enviaremos nuestro mejor ataque y por lo tanto definitivo. Kiinha, ven aquí_ llamó el monstruo a la mujer menuda, haciendo que corriera a postrarse de rodillas frente a él.

_ Toma, coge a Maztea, no te la quites en ningún momento del cuello, y será mejor que me la traigas de regreso ilesa, si no quieres sufrir las consecuencias. Ahora ve a cumplir tu misión y tráeme a la Sacerdotisa Airuin sana y salva, tenemos que cumplir la ultima parte del plan_ dijo el Imperiador a Kiinha mientras se quitaba del cuello la oscura piedra y se la entregaba con algún que otro reparo.

Kiinha cerró su mano sobre aquel mineral mágico y con un asentimiento abandonó la sala, no sin antes dedicarle una fría mirada de odio al guerrero todavía postrado en el suelo.

_ Déjame libre de tu hechizo y lucha como un valiente en un cuerpo a cuerpo conmigo, ¡¡maldito despojo desgraciado y cornudo!!_ gritó Dokan viendo que el Imperiador mandaba a la asesina en busca de su Sacerdotisa.

_ No puedo soltarte, entiende que tú eres muy valioso todavía y si te dejara ir, mi plan no tendría el final que tanto deseo. Ni creas que tus insultos pueden hacer que mi buen animo mengue hoy, por fin conseguiré lo que tanto ansío, que no es más que a tu dama, será mía para el resto de la eternidad, gracias a la magia de la que soy poseedor ahora, ella me amara incondicionalmente, incluso si mi trato hacia esa mujer es del todo denigrante, estará postrada a mis pies, a mis deseos_ y un hilo de baba empezaba a colgar por su comisura de solo pensar en los días junto a la Sacerdotisa Airuin; al Imperiador se le hacía la boca agua.

_ Exacto, tú tendrás a tu furcia y yo poseeré todo el imperio que ahora le pertenece a ella_ dijo el general a espaldas del guerrero_ ¿A que hacemos buena pareja?_ preguntó al hombre subyugado en el suelo.

_ Si, muy bonita pareja la vuestra, un cornudo y una mierda afeminada, dais ganas de vomitar. Y por cierto, tú historia, esa tan bien relatada, tiene una gran errata; si realmente no querías que mi vida se juntara con la de Airuin ¿Por qué fue justo a mí a quien mandaste para acabar con su vida? Hay que ser muy imbecil de mandar a destruir a una persona, justo al que puede hacer que se cumpla la profecía, si según tú, hubiésemos consumado nuestro amor, ahora no tendríais esta oportunidad_ cuestionó el guerrero a su antiguo jefe, el general Slander.

_ Pero mira que eres corto a veces Dokan ¿no te das cuenta todavía de el por qué estás tú aquí? Tanto tú como esa arpía a la que consideras reina de estas tierras, sois inmortales. ¿Sorprendido? ¿Por qué crees que con tantas guerras y heridas, tantas veces que has estado al borde de la muerte, aún sigues vivo? Por que no puedes morir y ella tampoco. A no ser…. que el uno acabe con el otro, en ese caso vuestra vida dejará de serlo, para convertiros en pasto para animales. Es por ese motivo por el que fuiste tú el elegido para cumplir aquella misión. Y ahora, será ella la que termine con tu vida, aunque para ello haya que engañarla un poquito ¿verdad Imperiador?_ dijo el general orgulloso de sus planes.

_ Exacto querido amigo y una vez muerto este indeseable, la fulana será solo mía_

Ya de vuelta :(




Ya estamos por estos lares vaya, y como muchos me pedisteis ver alguna fotejo de mi fin de semana aventurero pues aquí os dejo un enlace de mis fotos, las que tengo en el facebook, por si os interesa. AQUI
Ha estado muy bien, lo que se dice descansar, pues como que no he descansado mucho, porque esto de los deportes de riesgo no es calmado jejeje pero si he disfrutado como una enana. Fiesta nocturna, comidas y cenas muy suculentas y actividades varias, genial vaya, como para repetir de vez en cuando. Aunque ya se sabe, la vida no te permite muchas escapaditas de estas, que hay que currar jeje
Un beso para todos y podéis temerme que vengo con las pilas y la inspiración renovadas, y eso es para echarse a temblar.
Espero que algo (aunque sea poquito) me hayáis echado de menos, porque yo a vosotros muchísimo (que vicio con el blog por favor!!!!) jajajaja
Ya de vuelta :(

viernes, 20 de mayo de 2011

Cerrado por minivacaciones






Pues eso, que me voy de viaje, no serán muchos días, pero si que estaré algo desconectada del mundo. Es una escapada con amigos para hacer rafting, si lo se, soy un desastre, pero bueno será mi primer rafting (estar pendientes de las noticias de sucesos por televisión, si veis que una inútil se ha ahogado en el río, pues ya me ahorro postear mi despedida del blog ¬¬)
Si no hay inconvenientes y no me rapta ninguna trucha o me encapricho de algún plato típico de la zona, volveré sobre el martes, y así os doy nuevo capitulo de “En tierra de confidentes” que por cierto es ya el numero 6 y para los que no lo sepan solo serán 8 capítulos, así que estamos en la recta final.
Un beso para todos, portaros bien en mi ausencia y que no me entere yo de que NO hacéis “cosas malas” jeje

Para animar el cotarro os dejo una cancioncilla ¡¡¡Arriba David Guetta!!!

miércoles, 18 de mayo de 2011

23





23





23 veces me dijiste te quiero y 23 fueron mentiras de carbón y hielo; 23 días mantuviste mi encierro, dentro de tu caja de Pandora con candado de hiel y miedo. 23 fue el día que mi cordura se suicidó, creando enérgicos fantasmas de extrema fijación, cuando las 23 rosas encarnadas me miraron de soslayo, 23 maneras de ignorarlas mi mente estudió, dejando al azar que tu nombre rodara por los 23 años de la más oscura perdición. 23 mujeres hicieron de tu cuerpo un templo, 23 te dieron lo que aún yo por desgracia anhelo, y 23 fueron vulgar carne bajo tus desgraciados dedos. Tengo 23 razones para odiarte cada día, con 23 infames pensamientos que aún hoy te recuerdan, 23 veces maldigo al cielo que ya no quiero estar contigo, pero te obstinas en penetrar con tu maldad y cuchillo, incidiendo con puñalada trapera en mi maltrecho pecho, color ceniza y olvido. 23 vidas necesitaré para olvidarte porque has matado todo lo mío, porque te quiero quitar de mi camino y al parecer no puedo asesino.

martes, 17 de mayo de 2011

En tierra de confidentes Cap 5

Autor imagen Marcos DK


En tierra de confidentes Cap 5






El grito que retumbó en la sala no fue de dolor, era frustración lo que emanaba de la garganta de la Sacerdotisa Airuin, había entrado en cólera.
¿Acaso alguien había osado mancillar su cuerpo?

Giró sobre si misma con el arma aún clavada en su costado y miró al agresor con sus ojos verdemiel encendidos, llameantes de ira. Este brujo del demonio sufriría un calvario sin parangón, se dijo orgullosa de saber que así podría hacerlo.

Aquel brujo, el único de los siete atacantes que no tenía barbas violáceas (claro signo de juventud) se encogió instintivamente, repitiendo en voz baja un hechizo de protección que bien sabía no le serviría de nada.
La Sacerdotisa levantó al joven por el cuello, mientras que con la otra mano, la portadora del bastón, se la acercaba al pecho con deliberada ternura, rozándole solo.

_ Te librarás de la tortura que mereces, tan solo porque tengo algo de prisa y obstaculizas mi camino, pero tu agonía después de mi partida será devastadora muchacho_ sentenció la bella dama.

Y del bastón apoyado en el corazón del joven brujo, se desató una fuerza que poco a poco entró en su cuerpo, como millones de insectos que carcomieron su carne y empezaron a recorrerle las venas, músculos y huesos, ocasionando sonoros berridos a causa del tremendo dolor. Airuin esbozó una sonrisa torcida, había cumplido su sentencia y pasados pocos segundos de contemplar su obra, lo lanzó sobre los despojos del resto de sus compañeros muertos. Varias horas de sufrimiento se adueñarían de aquel cuerpo ahora ya incurable, que reposaba sobre el oscuro suelo de aquella cripta.

Los muros claustrofóbicos del interior no tenían nada que ver con el aspecto descomunal de la fachada; allí dentro se respiraba costosamente, los ventanales eran óvalos uniformes de algún material más claro y amarillento, mientras las luces que iluminaban la estancia únicamente eran antorchas de mango largo que colgaban de las paredes, estás permanecían encendidas aún siendo de día en el exterior.

La mujer llamó a sus guerreros, para que la siguieran más allá de las puertas y aunque no conocía bien el interior del castillo podía sentir que Dokan estaba cerca, podía notarlo, él la pertenecía y ella a él, así pues pronto daría por terminada esta tarea sin sentido, con la sangre del osado Imperiador manchando sus manos jubilosas.

Uno de sus sirvientes posó sobre sus hombros una gran capa de tela añil para tapar su desnudez, que ella con extrema rapidez ciño a su cuerpo, atándola en su cintura, dejando la capucha colgar a su espalda.

Hordas de orcos y bestias de clases jamás contempladas corrieron hacia ellos, en marchas descompasadas y poco estudiadas, mientras los adalides que acompañaban a la Sacerdotisa iban terminando con las vidas de sus atacantes sin mayor esfuerzo. Uno tras otro los cuerpos de los sandios regaban el piso que ella con paso firme andaba. Hasta por fin llegar a la que sería la última entrada, el último postigo que la dejara frente al ser al que pronto daría muerte.

Seguía tratando mientras tanto ponerse en contacto con su guerrero, incrementando su don, potenciándole para poder escuchar su voz o que él al menos escuchara la suya. Seguramente la batalla que se había creado en el exterior del castillo ya le habría dejado en claro que ella llegaba en su busca, pero no sentir su voz la hacía poner nerviosa, aunque podía notar que estaba vivo, podía todavía sentirlo.

Alzó su mirada al cielo, topando su vista con agujereadas torretas que contenían guerreros descerebrados, desde aquellos huecos en las atalayas los vigías lanzaban flechas furtivas y de fácil esquivo, mientras un fortín más alto a modo de campanario, daba orden con sus repiques agudos para que alguna ofensiva comenzara.

Un enjambre de gárgolas, las pocas que habían quedado del anterior ataque, bajaron en picado sobre sus cabezas, una ofensiva en apariencia organizada, pero evidentemente inútil. Airuin alzó su voz en un grito agudo, gracias a eso de todos los rincones del castillo aparecieron los dragones que les habían servido de montura para poder llegar hasta allí. Envistiendo a las gárgolas que sorprendidas, empezaban a caer como moscas alrededor suyo.

En un par de ocasiones los cuerpos de dichos animales osaron caer demasiado cerca de ellos, pero la Sacerdotisa con un movimiento ínfimo de su bastón, las lanzaba como arma arrojadiza contra los orcos más alejados de su posición.

Las puertas se abrieron y una nube de polvo blanco salió a través de ellas. Alguien de pequeña estatura se encontraba entre ese celaje, y cuando sus ojos se acostumbraron pudo comprobar que se trataba de la mano derecha de su enemigo, Kiinha, una simple mujer obtusa que fácil se quitaría de encima. ¿Y de esta manera pensaba el Imperiador combatir contra ella? “Al parecer seria cuestión de segundos llegar hasta Dokan” pensó Airuin.

De repente todo se volvió blanco, como si un haz de nieve colmara su cabeza, en medio de tanta claridad vio a su confidente, vio a Dokan postrado en una especie de precaria tarima, con claros signos de maltrato y tortura; aún respiraba. El Imperiador también se encontraba en la visión y acercándose a su guerrero, con una especie de utensilio pequeño y cortante, lo hundía en su pecho rajándole desde el cuello hasta más abajo del vientre, ocasionándole inmediatamente la muerte.

La Sacerdotisa cayó, sus piernas no soportaron tal aberración, era como ver su propia muerte reflejada en el espejo, sentía el pecho hundido, vacío en un momento. Sintió unos brazos agarrarla con fuerza y aunque sabía que eran algunos de sus propios hombres, no pudo evitar soltar un golpe en respuesta, seguramente lanzándolos lejos de su posición.

Los ojos se le llenaron de lágrimas, unas muy oportunas que hicieron que el vil espejismo se apartara de ella.

Y alzando sus manos, profiriendo un grito ahogado y desgarrador de puro dolor, se lanzó contra la que suponía había creado aquellos siniestros espectros en su mente.

_ No querida Airuin, lo que has contemplado no es un espejismo_ dijo calmada la bruja frente a ella_ solo te muestro lo que acaba de pasar dentro del castillo, es una revelación en primicia, ahora ya estas bien informada, tu querido Dokan dejó hace segundos de respirar y siento decirte que la siguiente serás tú y la prole que te acompaña_ sentenció victoriosa Kiinha.


____________________________



Sé que no es costumbre, pero tengo a este grupo y en especial esta canción metida en la sesera y como soy muy generosa, quiero compartir mi dicha con vosotros, aqui os dejo esta joyita, espero que tanto el capitulo como el video os gusten, besos de pimiento para todos.


Un premio... con mucho glamour, de mi Luz (Papelera de reciclaje)






Un premio... con mucho glamour, de mi Luz (Papelera de reciclaje)

¡¡Porque me da la gana!! Es la frase que Luz ha escogido para premiarnos a muchas en su blog, para celebrar su primer aniversario en esta nuestra globosfera (uy “como dice mi Karol” que Señor Cuesta me ha quedao esto)

Este premio "Made in La Papelera" va con sus propias reglas:

Contestando las siguientes preguntas, de forma fidedigna , dice la dueña del premio:

1º: ¿Te gusta el premio?
Pues me encanta y creo que es muy imaginativo y peculiar, vamos como yo ;)

2º:¿Cuál es tu rincón favorito de casa?
Al igual que Luz, mi lugar (y en el que paso todas mis noches “padezco de insomnio, los que me conocéis ya lo sabréis”) es delante del pc, escribiendo y viviendo mi segunda vida fuera de las obligaciones del día.

3º:La película más mala que hayas visto.
“Sesión 9” No me preguntéis de que va, lo bueno que he sacado de ella, porque no sabría que decir. Y es complicado que esto me pase, de todas las películas saco algo bueno, un actor o actuación, una banda sonora, la fotografía (cosa en la que fijo mucho por cierto) o el guión, no se, lo que sea, pero en esta no encontré nada de nada, nula, vacío, ausencia, por favor!!!! Que horror….

4º:El personaje de novela que más te ha impactado en tus últimas lecturas.
Pues yo diría que Wanderer, la protagonista de la novela de Stephanie Meyer “The Host”, tiene una fuerza ese personaje muy fuerte y penetrante, me dejo con ganas de saber más y más de ella. (Ya se que todos pensabais en otro personaje, masculino y de la misma escritora, pero no, habéis fallado, jeje)

5º:Receta de tu bocata preferido.
Me encanta el de Jamón con tomate, pero como Luz se apropió de él en su encuesta, diré que mi bocata preferido (mis amigos mas allegados lo saben bien) es el de “choped recién cortado”. Por favor que cosa más rica BABASSSS… (Y más barata mira tú)

6º:Cuéntanos una anécdota graciosa tuya.
Uuufff, tengo como miles, pero a ver….déjame pensar…. (Por mi forma de ser, me meto en cada fregao….¬¬) Bueno, una vez, en una visita que hice a las fallas de Valencia, me peleé con una mujer (casi hasta llegar a las manos) por defender a un chico de color que estaba en el pasillo de los baños de una cafetería. Y cuando salí a la calle para irme, y delante de mi familia, el chaval se me acercó (media como unos dos metros) puso su mano en mi hombro y me dijo: “Gracias, gente con tus huevos tenía que haber más” jejeje, ni que decir la cara de mis acompañantes que no sabían de que iba el tema, jejeje

7º:El primer refrán que te venga a la cabeza.
“Aquí o follamos todos o pinchamos la muñeca” Espera…. Un momento…… a ver a ver….. ¿Esto no era un refrán no? Era un dicho popular o algo así, bueno que mas da, que eso.

8º:Un chiste corto.
Dos bebes en las cunitas del hospital. “Oye, ¿Tú que eres niño o niña?” “Pues tengo que ser niña, porque tengo los patucos rosas, ¿Y tú?” “Yo no se lo que soy, porque con los huevos no me veo los patucos ¬¬”

9º:Tu coche favorito
Gris metalizado, GPS (que me pierdo mucho, aunque no tengo ni idea de cómo se usa ¬¬) y climatizador bi-zona, marca Audi, modelo A-3, sip, ese cuando queráis me lo mandáis a casa. (Aunque yo soy mas de pasear a pie por el campo) ;)

10º:Por último, unas palabras para atraer a posibles lectores/as de tu blog.
Bua, que aquí estoy, con mis besos de pimiento, mis locuras no transitorias (me acompañan todo el día vaya) con mis humildes letras y mis historias multigenero. Polifacética y espontánea, sin filtro, para mas información mirar el reverso del envase ¬¬

Entrega este premio a tres blogs a los que te dé la gana.

Pues eso va ha ser un problema la verdad, porque tengo como millones de gentes, pero se lo voy a estregar a tres de mis chicos, Observatorio Gay Granatense, a Thiago y Rober Tenique. Espero que no os importe coger este testigo en forma de palangana, jejeje (que por cierto a mi me ha entusiasmado) gracias mi Luz, ya sabes que te quiero millones.

Unos premios con bastante retraso, pero ya aquí

Aqui unos premios que hace tiempo que tenia que haber colgado pero esta falta de tiempo me hace la vida imposible vaya.

El primero es de mi chica Karen, gracias princesa, es precioso y se que tienes ha mucha gente a la que otrogar estos detalles, que te hayas acordado de mi es todo un placer y un honor, que te quiero muchisimo y gracias me ha encantado guapisima.



Este en de Gixiie, del blog "Utopia bajo el sol crepuscular" un rincon donde merece la pena perderse, un besazo guapa, y gracias por este premio tan tierno, millones de besos


Aqui el de mi Marie Kikis, que tiene la cara mas bonita que estos ojos han contemplado, con esa naturalidad que a ella le rodea, muchas gracias guapetona, un beso enorme desde este mi rincon, te adoro



Y aqui estan tres premios que me hizo mi bella hija del alma, mi Marie, para el dia de las mamas y porque se que me aprecia mucho, pero no tanto como la quiero yo, espro que tus problemillas de salud se solucionen pronto cariño, y aqui estoy para que te apoyes en mi cuando quieras, siempre, te quiero mi mar. Me han encantado tus regalitos, como siempre.






viernes, 13 de mayo de 2011

El árbol del zombi ahorcado



Despues de los problemas con blogger, y que esta entrada se fuese a la m... os la vuelvo a postear, para que la disfruteis:
Aqui os traigo un relato corto que hice para el 2º concurso de relatos zombis de mi querido blog Infectados, del que soy colaboradora, y donde sus administradores Infectado 0 e Infectada X, son mis chicos y los quiero un montón, ale, ya lo he dicho, jejeje
Espero que os guste mi aportación para el concurso y disfrutéis leyendo esta pequeña historia, un beso para todos.



El árbol del zombi ahorcado



Es curioso cómo un lugar toma protagonismo en la vida de las personas, cómo un paisaje se aferra a nuestras retinas y nos hace recordar buenos y malos momentos.
Para Cler ese lugar carismático era aquella pradera, aquel paradisiaco montecillo de verde y mullida hierba, coronado por un gran sauce de ramas gruesas y adorno putrefacto.
Hacía ya más de cinco años que por el pueblo de Wennitown corría la historia del árbol del zombi ahorcado. Salió en los periódicos aquel suceso, un hombre joven se ahorcó después (dicen) de una mordedura de dichos seres; se puso una soga al cuello, pero antes de morir su cuerpo se transformó quedando colgado de por vida como vulgar manzana podrida. En varias ocasiones había intentado bajarse, pero su escasa fuerza e inteligencia habían obrado en su contra. Las autoridades pensaron en un primer momento bajarle y terminar con su no-vida, pero el pobre muerto viviente no hacía daño a nadie allí subido, así que seguía colgado a espera de un mejor destino, quizás una cura para tal enfermedad.
En un macabro juego Cler y su nuevo amigo Eugene fueron a visitar al zombi ahorcado, pero el paisaje alrededor de aquel ser era realmente sobrecogedor y de una belleza abrumadora, por lo tanto como si de un ritual se tratara, los dos jóvenes terminaron por hacer de aquella pradera y de la sombra de aquel árbol su lugar de encuentro. Con el tiempo la amistad se transformó, dando paso al amor y posterior unión entre los dos muchachos. Quedaban todas las tardes bajo el zombi colgado, leían libros en voz alta y los dos amantes compartían suculentos picnic. Llegó el momento de formalizar su relación y qué mejor lugar para hacerlo que aquel sitio que había visto tanto de ellos.
La boda fue intima, el altar se sitúo a los pies del balanceante no-muerto, y los escasos invitados se fueron acostumbrando a la visión de aquel cuerpo desecho poco a poco.
La vida sigue, continua, la feliz pareja el día de su tercer aniversario quedó bajo su árbol para tomar la merienda como era costumbre, pero ese día Cler llegó antes y tras saludar a su amigo zombi, esté empezó a moverse violentamente, no era la primera vez que lo hacía, pero tal eran los envites y latigazos del pobre, que sus mugrientas ropas empezaron a ceder, y pequeños trozos de tela desgarrada, briznas de carne putrefacta y alguna que otra baba, llovieron sobre la sorprendida Cler que, miraba extrañada el comportamiento exagerado del engendro.
Entre todo aquello que le había caído encima, algo llamó su atención, una especie de papel amarillento y doblado cuidadosamente, que se había deslizado del precario bolsillo del bicho en cuestión.
Era una carta de amor, un pequeño retazo de sentimientos que el anterior hombre que habitaba en el cuerpo del ahora zombi, había plasmado con evidente dolor y lagrimas. En aquel pedazo de corazón de tinta, las palabras vertidas estremecieron a la dulce Cler, que sin poder evitarlo empezó a llorar por la empatía que ahora le causaba el infortunado zombi. Nunca se había planteado el por qué de su decisión para colgarse, suponía fuese por la infección, pero al parecer no había sido así.
Eugene no supo de la carta, Cler la guardó dentro de su abrigo e intento disimular el estado de tristeza que el hombre antes del zombi la había despertado.
Eugene hacía tiempo que notaba algo extraño en Cler, las visitas al sauce se habían multiplicado, mencionaba aquel zombi demasiadas veces en sus conversaciones e incoherentes celos amenazaban con rellenar su sesera.
¿Cómo tener celos de un maldito y condenado monstruo? Se preguntaba Eugene sintiéndose estupido. Pero cada vez lo veía más claro, Cler sentía algún tipo de simpatía por él. Aquel en principio insignificante recelo fue creciendo, enraizándose dentro de sus tripas y turbando su mente, hasta el punto de creer necesario tomar cartas en el asunto. Se desharía de aquella aberración lo antes posible. La noche en la que Eugene tomó la decisión, Cler pronunció en sueños al desecho ahorcado. Sacado de sus casillas el celoso marido agarró un buen cuchillo y fue en busca del desgraciado para terminar con el asunto de una buena vez.
Estando frente a él, comprobó que no podría hacer que su mujer volviera a quererle de la misma manera aunque terminara con la “vida” de aquel ser, puesto que ella sentía algo intenso. Así que acercó su cuello a la visceral y podrida boca del colgado y dejó que lo mordiera fuertemente.
Eugene cayó al suelo, tras varias horas de convulsiones y espasmos, su cuerpo había sido totalmente infectado por el virus, transformándole en uno de ellos.
Encaminó sus pasos hacía su casa, para por fin ver a su querida Cler y ofrecerla su alma. Conforme pasaban los minutos, la necesidad de comerse un cuerpo humano aumentó, decidiendo atacar a varias personas que tuvieron la mala fortuna de cruzarse con él en el camino.
Se desató un gran revuelo a su alrededor y después de varios intentos fallidos por escapar de la muchedumbre, Eugene terminó muerto a manos de las autoridades, unos policías que le desmembraron con hachas y mazas.

_ Tienes que aprenderte primero la letra “a”, no quieras avanzar tan rápido, cariño así no llegaremos a ningún sitio_ decía Cler mirando al zombi colgado con la cartilla de preescolar que sujetaba abierta entre sus manos_ Venga, deja de emitir esos alaridos y empecemos de nuevo, después de tres meses ya deberías saber pronunciar al menos las vocales correctamente_
Y dejando el vaso de leche junto a las galletas de chocolate (su merienda), se dio la vuelta sobre el tapete de cuadros rojos y blancos en el que estaba tumbada, para seguir con la lección logopeda.

martes, 10 de mayo de 2011

Un lugar poco glamoroso





Un lugar poco glamoroso


Sentenciada y comprometida conmigo misma, así me encontraba en aquel lugar de paredes verdes y apliques con cierto toque romántico, aunque una buena limpieza de los mismos no habría sobrado, daban luz escasa, la suficiente para no tropezar entre los taburetes que a discreción se repartían por toda la sala, con tapas de tela floreada y estampados en verdes más claros. Mantenía mi bebida aún fría, intentaba que me durara el mayor tiempo posible, así pues la dejaba sobre la mesita metalizada e incomoda que tenía delante apoyada contra la pared de aglomerado, de esta manera mi calor corporal no derretía tan rápidamente los hielos del vaso de tubo. Llevaba bebiendo ginebra Larios desde que tenía memoria, y gracias a ella supongo que aguantaba estar dentro de este tugurio de mala muerte. Miré hacia la barra de bar que tenía en frente, una muy larga de color negro y con bordes metálicos, que daban un aspecto quizás demasiado frío para lo que el lugar requería. El camarero me sonrió sin ganas, demasiadas noches conmigo en aquel lugar y demasiados días pisando aquel suelo de parqué agrietado con manchas de difícil descripción, arañazos a causa del correr de los muebles hacían un dibujo inerte a lo largo de toda la habitación; y al fondo del rectángulo, los baños, uno de señoras, pequeño, angosto y que ofrecía pocas esperanzas de no coger una enfermedad si te sentabas en su inodoro de loza deslustrada. El de los caballeros estaba un poco más cuidado, pasaban a limpiarlo con más frecuencia, supongo que porque tenía más transito. Hacía calor, mucho calor, la ventilación de aquel lugar era nula, no recordaba en años que hubiesen ventilado el sitio, eso hacía que el aire estuviese viciado, con olor a tabaco impreso en la tapicería y sudorosa humedad, a veces tenía que recordarme respirar por la boca, si no quería empezar a dar arcadas con el hediondo olor. Un puñado de moscas entraron acompañando a los dos clientes que acababan de llegar, dejando el lugar aún más inapetente, si eso fuese posible. Uno de ellos se dirigió hasta la antigua maquina expendedora de tabaco y sacó tres paquetes, mientras el sonido de “Su tabaco, gracias” competía con el ruido anodino del hilo musical, con esas canciones de los años sesenta que te dejaban medio alelada y en coma profundo si te concentrabas en la melodía. Ya quedaba poco y necesitaba respirar, hoy la espera se estaba haciendo insufrible, mientras que apuntaba con dedo invisible las filigranas del cuadro más grande de la pared de mi izquierda, contabilizando por millonésima vez los ciento ochenta y siete dibujos que esté tenía. En el mismo momento que la verde puerta que conducía a las escaleras de subida se abrió, respire profundamente, sabiendo que mi suplicio hoy al fin estaba por acabar. Con paso ligero y frotando sus pies por la única parte enmoquetada que tenía el local, ella se acercó a mí. “Ya nos podemos ir” dijo cogiendo su bolso de uno de los ganchos dorados de la pared. La miré de soslayo, sabía que no le gustaba que la examinara después, pero tenía que comprobar que estaba bien. Su labio superior algo hinchado me dijo que no sería seguro la única laceración en su cuerpo, pero era lo que tenía que tu hija trabajara como prostituta en un prostíbulo de tan mala reputación. Pronto conseguiría que lo dejara, o al menos que su próximo trabajo fuese en un lugar con mejores instalaciones.



______________________


Aquí mi relato participante en un concurso, donde se pedia describir un paisaje o lugar haciendolo interesante.
Espero os haya gustado
Besos

Reseña Annabel (Autor T.C. Ferri)

Reseña Annabel (Autor T.C. Ferri)

http://tcferri.blogspot.com/
Aquí os traigo un libro para los amantes como yo de la ciencia ficción y por supuesto el romanticismo, un libro que ha sido todo un hallazgo, espero lo disfrutéis. Irene Comendador
NOTA: Quiero dar gracias a Tony, el magnifico escritor de esta joya, por permitirme publicar esta reseña.
Para conocerle y tener más información sobre él, visitadle en su blog


Título: ANNABEL
Editorial: Éride Ediciones
Edición: rústica
Colección: ninguna
Páginas: 344
Fecha de publicación: 1 de marzo de 2010.
Diseño de cubierta: T.C. FeRRi / Ángel Jiménez
ISBN: 978-84-92732-59-3
Precio: 18 €

Datos del Autor


T. C. FeRRi nació a finales del siglo XX en la Península Ibérica.
Tras una infancia feliz inventando mil juegos, cuentos e historias, se trasladó a la capital de España en el año 2005 para comenzar su formación como actor, tarea que compaginó con la redacción de su primera novela, “ANNABEL”.
Actualmente, sigue con su formación artística y prepara más historias que espera poder ofrecer pronto




Sinopsis
Annabel De Butsynaiah vive con su abuela, Klarytzelle, en una casa junto al mar en el reino de Káhrameth.
El día a día de nuestra joven protagonista transcurre repleto de enseñanzas mágicas, consejos de bruja, y la elaboración de distintas pociones mágicas o curativas.
Durante una fiesta en palacio, Annabel conoce al joven príncipe heredero de Káhrameth: William, y ambos se enamoran profundamente. Sin embargo, una antigua maldición impide que las brujas puedan vivir libremente su amor con los hombres carentes de magia, por lo que la joven Annabel decide buscar la manera de romper esa maldición.
Pero las cosas se complican cuando un alto cargo de la Religión en Káhrameth aparece muerto, mostrando claros signos de haber sido asesinado mediante rituales mágicos.
La abuela Klarytzelle es acusada de asesinato y con ella, Annabel, por lo que ambas son encerradas en las mazmorras de palacio.
Ayudada por William, que actúa a escondidas de su padre el rey, Annabel, consigue escapar y esconderse en el bosque, donde conocerá a un peculiar personaje gracias al cual descubrirá cosas de su pasado que hasta entonces desconocía. Así, huyendo de la caza de brujas que ha comenzado en Káhrameth, emprenderá un largo viaje en busca de una verdad que hasta ese momento le había sido ocultada.
¿Conseguirá destruir la maldición y poder así vivir su amor con William? ¿Descubrirá la verdad sobre su pasado y su familia? ¿Quién asesinó realmente al Jefe de la Religión?





La oscuridad de la noche inundaba por completo la zona, de vez en cuando sorprendida por el resplandor de algún pequeño relámpago. Las ratas y demás animales que pasaban por allí se escondían entre los árboles como si temiesen lo peor. Un gato color canela se resguardaba de la lluvia permaneciendo acurrucado en el alféizar de la ventana, y los ladridos de un perro asustado se escuchaban a lo lejos. La casa, de piedra, parecía una gran criatura diabólica en medio de la noche.

Prologo
De repente, de entre la oscuridad, apareció caminando con sigilo y ligeramente encorvada una figura humana. Una larga capa negra con capucha del mismo color la cubría por completo, sólo dejando al descubierto unas arrugadas manos cuyos dedos, todos ataviados con diferentes anillos de extrañas formas, sujetaban algo manteniéndolo muy cerca del pecho.
Caminaba lentamente, siempre mirando al frente, sin girar su oculta cabeza ni una sola vez, sin desviar la mirada en ningún momento. Parecía no importarle que la lluvia estuviese empapándola por completo, pues la figura de la capa y la capucha continuaba acercándose a la casa recorriendo el camino flanqueado por robles casi sin inmutarse. A la vez que caminaba iba murmurando extrañas e ininteligibles palabras que parecía dirigir a lo que sujetaba entre sus manos. Éstas, que apretaban con fuerza el objeto, estaban empezando a temblar ligeramente a causa del frío, pero en ningún momento lo soltaron.
Por fin la extraña persona encapuchada se detuvo ante la grandiosa casa de piedra. Se acercó a la escalinata que había ante la puerta principal y comenzó a subir lentamente, peldaño a peldaño, hasta quedarse parada enfrente del portón, hecho de madera, y en el cual se podían observar numerosos relieves que habían sido cuidadosamente tallados tiempo atrás y que representaban distintos tipos de animales mitológicos. La fachada, de grandes piedras grises, estaba totalmente empapada por la lluvia. La figura encapuchada permaneció inmóvil, como esperando una señal. Entonces un relámpago iluminó el lugar durante medio segundo, con un destello de luz cegadora que hizo que el gato color canela de la ventana se asustase y fuese rápidamente a buscar otro lugar en el que cobijarse de la lluvia. Ése relámpago debía de ser la señal que la persona de la capa había estado esperando, pues fue entonces cuando soltó su mano izquierda del objeto que sujetaba, quedando éste sujeto solamente con la mano derecha: se trataba de un pequeño frasco de cristal en cuyo interior burbujeaba una sustancia de color azul turquesa que brillaba en medio de la oscuridad de la noche.
Con sumo cuidado para no derramar nada y tratando de no rozar el cristal con sus extraños anillos, destapó el frasco muy lentamente y sin dejar de murmurar aquellas ininteligibles palabras. Un espeso humo azulado brotaba del interior mientras que la burbujeante sustancia brillaba con más intensidad. Las burbujas se movían con mucha más rapidez ahora y la figura encapuchada ya no murmuraba las extrañas palabras, sino que prácticamente las gritaba.
Cuando daba la impresión de que no tardaría en aparecer alguna de las personas que vivían en esa casa, curiosa por saber a qué se debían aquellos gritos, la figura encapuchada simplemente cerró la boca, se calló, para seguidamente rociar la puerta que tenía delante con el contenido del frasco de cristal. Entonces atravesó la puerta, como si de una cortina de agua se tratara.
Pasaron unos minutos en los que parecía que nada fuera de lo común había ocurrido en aquel, por lo general, tranquilo lugar. Seguía lloviendo a cántaros, pero el ambiente era distinto; se respiraba serenidad... La puerta que había sido atravesada se mostraba de nuevo sólida. Nadie que la viese ahora podría imaginar que acababa de ser atravesada de esa manera. El gato color canela, que tras el deslumbrante relámpago se había escondido en el interior de un barril de madera que se encontraba volcado junto a un viejo roble cerca de la casa, se acercó ahora a olisquear la puerta, extrañado por lo que acababa de ver. Grande fue el susto que el pobre animal se llevó cuando un pie volvió a atravesar la puerta, esta vez desde dentro de la casa. El gato huyó rápidamente mientras que al pie le siguió otro pie. Ambos pies calzaban viejas y raídas zapatillas de tela negra y desgastada. Tras los pies vino la túnica negra y tras ella la cabeza, envuelta en la capucha. Pero algo era distinto... Las manos llenas de anillos ya no sujetaban el pequeño frasco de cristal, sino que ahora llevaban algo envuelto en una manta color violeta... Algo que se movía... Algo que lloraba...

Justo enfrente de la casa, unos arbustos se movieron. Alguien se alejaba, adentrándose en la espesura del bosque. Alguien que ya había visto bastante...
La persona de la capucha se fue también de allí apresuradamente, llevando bien sujeto ese algo que lloraba...

Y aquí una novedad, un BookTrailer del libro, para dejaros aun con mas ganas de tenerlo entre manos


viernes, 6 de mayo de 2011

En tierra de confidentes Cap 4

Autor de la imagen Marcos DK





En tierra de confidentes Capitulo 4


Dokan tenía esa sensación en su nuca, como si alguien o algo ejerciera en ese punto una fuerza que le obligaba no solo a permanecer de rodillas, postrado delante del miserable Imperiador, si no que además le obligaba a mantener la cabeza gacha con la mirada al suelo, humillante.

La voz del oscuro ser resonó profunda y golpeó las paredes y columnas del salón, provocando con ello que todo retumbara, aunque bien sabía el guerrero que si fuese su voz la alzada, se escucharía aún más grave y potente. Mantuvo la calma y dejó de resistirse a la magia que le tenía allí postrado, al ver que en absoluto funcionaba oponer resistencia. Planearía pues otra forma de escapar de su encierro, primero debía averiguar cuales eran las armas mágicas que poseía el ser que tenía delante de él.

El Imperiador era una bestia, un animal sanguinario, con un aspecto digno de temer, media dos metros y medio de altura y su piel era de un gris oscuro ceniciento, con venas negras tras una piel traslucida; poseía una corta e intimidante cornamenta, que por otro lado hacía que Dokan se sintiera feliz de poder llamarlo cornudo, en la futura conversación que ahora tendrían, pero aunque su aspecto musculoso y grotesco pareciera digno de alguien sin cerebro, no estaba más lejos de la realidad. Muy por el contrario a los ineficaces y limitados que eran sus siervos, él era un ser de inteligencia palpable, por ello que había sobrevivido en este mundo de magia y hechicería, un mundo lleno de prodigios y seres sobrecogedores. El Imperiador poseía un pequeño don, insignificante quizás, pero al ser fusionado con su inteligencia y su bárbara figura, era coctel perfecto para entregarle todas las victorias que había necesitado para construir su imperio.

Ese don o poder, era la sugestión, podía convencer a casi cualquiera (que no tuviese mucho cerebro) que lo correcto era morir salvándole la vida, así había conseguido que el mundo de los orcos y seres extraños que le respaldaban, le siguieran como corderitos al matadero. Este don, era de vital importancia cuando uno de esos descerebrados tenía a su vez algún tipo de habilidad o dote; ya que de esta manera el Imperiador se apoderaba de ello volviéndolo propio.

Una mujer bella, de piel blanca y cabello ausente, de estatura pequeña si la comparabas con su amo, posaba siempre a su lado; su nombre Kiinha, poco inteligente si, pero su naturaleza la otorgaba un poder en lo referente a la brujería y las artes oscuras, que hacían las delicias de su dueño y señor. Nadie excepto él sabía con exactitud hasta donde podía llegar la hegemonía que poseía la tal Kiinha, pero se sabía que gracias a ella había conquistado y devastado tierras enteras en reinos lejanos.

El guerrero levantó lo que pudo la mirada y por el rabillo el ojo la vio, allí estaba ella, con las manos posadas en su vientre y la cabeza agachada, señal de reverencia y subyugación. Unas cicatrices se le dibujaban en la poca piel expuesta; se debería sin duda a no saber callar esa estupida mente que poseía, al parecer con el tiempo había optado por ser sumisa y pasar desapercibida, hasta que el Imperiador la necesitara para alguna misión. Las malas lenguas decían que era también su concubina, pero al verla a su lado, parecía no más que una pobre niña asustada, a la espera de ser rescatada.

_ Al fin tengo el honor de conocer al gran Guerrero Dokan en persona_ dijo su nombre con desprecio_ espero que mis sirvientes te hayan tratado bien. La verdad es que me hubiese gustado matarte nada más llegar aquí, pero creo que eres una carta bajo mi manga muy conveniente como para desecharla tan rápido.

_ No te servirá de nada tenerme aquí encerrado, si es a ella a quien buscas, no la conseguirás jamás_ gritó el guerrero haciendo que su voz, como había predicho, sonara más desafiante y fuerte que la del Imperiador

_ No es solo capturar y matar a tu Sacerdotisa lo que quiero, tengo planes para ella mucho más…. placenteros. Y será sumamente fácil conseguirlos_

Dokan sintió un dolor en el pecho, el solo oír el nombre de su dama en boca de aquel desperdicio, le daban ganas de vomitar. Se contuvo, debía saber el truco que le tenía sometido contra de su voluntad.

_ ¿Se puede saber, ya que mi muerte parece ser inminente, cual es el motivo por el cual no puedo moverme y hacer a voluntad?_

_ Claro, será un placer presentarte a Maztea, la dueña ahora de mi corazón, si es que tuviese uno claro_ dijo el Imperiador señalándose el pecho

El guerrero miró hacía todos lados, esperando ver alguna mujer o en su defecto fémina de cualquier raza cruzar la estancia, pero allí no aparecía nadie.

Las risas de su maldito captor se escucharon entrecortadas, carcajadas repletas de ira. Y Dokan no sabía que esperar, así que solo volvió a agachar su cabeza hasta que el monstruo frente a él, quisiera por fin explicarse. La verdad es que le estaba costando mucho calmarse, pero tampoco podía hacer nada si le habían arrebatado sus fuerzas.

_ ¿No encuentras lo que te muestro? curioso, te lo puse fácil, me lo estoy señalando en estos momentos. ¿No es preciosa? una verdadera hermosura. Ha traído la visión de un futuro muy suculento a mis días_

El guerrero levantó ahora si la cabeza hacia arriba y fijó su vista en el gran pecho del bicho, donde una piedra de color negra colgaba de su cuello, era grande del tamaño de un puño, aunque en un cuerpo tan descomunal, no parecía más que otro abalorio sin importancia.

_ Esta pequeña reliquia es la que te tiene así, sujeto a mis deseos, con ella puedo hacer mucho más de lo que tu Sacerdotisa pueda imaginar. Así que solo he de pensar lo que deseo tener y lo conseguiré sin ningún tipo de esfuerzo. Y lo que ahora quiero es que la mujer a la que amas sea mía para siempre. La poseeré sin delicadeza todos y cada uno de los malditos días que nos queden en esta nuestra eternidad_

Sacó fuerzas de donde ni sabia se encontraban y se lanzó como fiero animal sobre el Imperiador, pero su avance no tardo en ser parado por una fuerza sobrenatural, una que al parecer venía del colgante oscuro de aquella bestia.

_ ¡¡¡Jamás te dejaré tocarla!!!_ bramó_ Y si estás haciendo todo esto por lastimarme a mi, tendrás que saber que entre la Sacerdotisa Airuin y yo no hay ningún tipo de unión_ dijo Dokan mientras se retorcía de dolor en el suelo

_ Oh, claro que si que la hay, una unión que por necios no habéis querido culminar, demasiado legales sois vosotros, demasiado lícitos. Sin saber que la salvación de la tierra depende exactamente de ese pináculo que tanto habéis estado evitando, lo teníais en vuestras manos y lo habéis dejado escapar. Y en ese momento es donde entro yo, que sabiendo este echo no dejaré que os apropiéis de un poder que será solo mío. ¿Verdad mi buen amigo General Slander?_ dijo el Imperiador alzando la voz.

Y allí detrás del guerrero se encontraba aquel hombre vigoroso al que hacía centenas de años que no veía. Las dudas en la mente de Dokan empezaron ha aflorar, las revelaciones que le estaba haciendo el Imperiador, debía constatarlas y verificarlas.



____________________________




Desde hace unos días que han vuelto mis problemillas de salud, que además se juntan con un aumento de trabajo (común en estas fechas del año) por eso es que no actualizo el blog como de costumbre, ni paso por vuestras casitas lo que me gustaría. Como auguro un mal fin de semana y ni se si tendré tiempo el lunes, os dejo (y no os acostumbréis) el siguiente capitulo de la mininovela “En tierra de confidentes” que sabéis que su día de publicación es los lunes.
Espero que lo hayáis disfrutado y que vuestro fin de semana sea maravilloso.
Un beso para todos, recordad que os quiere siempre Irene (que melosa se pone una cuando esta pachucha, jeje)

martes, 3 de mayo de 2011

Mi premio primavera





Bueno, aquí os presento el “premio primavera” que me ha concedido mi amigo Observatorio gay granadense, que es muy cuco él y me ha dejado el marronazo de contar en este post tres mentiras y tres verdades mías.
Curioso ¿no?

Millones de gracias Andrés por acordarte de mí, tu piZpireta nena, jeje, eres un amor guapo.

Y el caso es que entremezclaré mis verdades y mis mentiras de manera que no sabréis cual es cual.


*me encantan las joyas, es pura obsesión, si paso por el escaparate de una joyería se me van los ojos detrás, me quedo embobada viendo esos anillos brillantes, pulseras, collares, y sobre todo los pendientes, que son mi perdición.

*hace años, en mi adolescencia fui gogo en una discoteca, se me da bien bailar (creo yo) Aunque era una bailarina mas de las de antes, de las que durante todo el tiempo tiene la ropa puesta ¬¬ jejejeje

*me dan miedo las muñecas de porcelana, no puedo con ellas, es una fobia que me persigue desde niña y si paso por delante de un escaparate en el que estén, me podría poner a llorar de miedo al verlas.

*me he tirado en paracaídas y he hecho puenting.

*una de mis comidas preferidas es la zanahoria, me da igual cómo este cocinada, o si esta cruda, siempre hay tiempo para una zanahoria, ñam que ricas por favor.

*me gusta escribir toda clase de géneros porque no me quiero poner limites, me parece interesante ver hasta donde puedo llegar en cada cosa que hago, aunque se que algunas de esas cosas no se me dan bien, pero disfruto con ello.



Se admiten especulaciones con mis mentiras y verdades, a ver quien las acierta todas, jajaja, Creo que al menos una de ellas es bastante obvia.
Y Mañana pondré la respuesta para ver si habéis atinado o que.
Besos para todos mis chicos, MUAC!!!!!!!!!!


Como he de ofrecer a tres de mis lectores y amigos este premio, (tres es muy poca gente, por cierto)
Se lo otorgo a:
Karol Scandiu
Sokaly
Guille


Para los no premiados, no sufrir que estoy preparando una remesa de regalos (de los míos) que los que ya me conocéis, sabéis que soy un poco excéntrica con los premios, ya veréis ya, JA JA JA JA JA (Miedo, temblad) JA JA JA

lunes, 2 de mayo de 2011

En tierra de confidentes Cap 3



Autor de la imagen Marcos DK






Capitulos anteriores en la columna de la derecha



En tierra de confidentes Cap 3





La tierra empezó a temblar, inmensas gárgolas sobrevolaron sus cabezas dejando en el aire atroces ruidos que hacían que, incontrolable el vello de la nuca se irguiera.

La Sacerdotisa miró a sus espaldas y sin tener que hacer gesto alguno, ya sabían todos los que la acompañaban que la batalla había comenzado, tenían carta blanca para empezar a actuar. Aquellas escasas decenas de adalides avanzaron a su encuentro, matando y descabezando a todo orco y monstruo que se encontraban a su paso; ese tipo de enemigos era fácil de matar. Ella lo sabía, poseía guerreros fuertes, inteligentes y bien adiestrados. No en vano habían aprendido el arte de la guerra del mejor, del increíble Dokan.

No solo cumplirían las órdenes sus caballeros por el amor que profesaban a su reina, si no también porque su maestro era en este caso la persona a la que tenían que salvar.

La Sacerdotisa levantó su mano y rápidamente su consorte Gostrich le puso en ella el báculo del poder, un bastón ancestral con punta de cristal, desde donde ella controlaba sus poderes. Verdaderamente no necesitaba artilugio alguno para administrar sus dones, pero el báculo hacía que exteriorizarlos fuese un poco más sencillo.

Un rayo luminoso se alzó en el cielo, el proveniente de dicha fuerza que emanaba a borbotones la figura de Airuin; no se tardó en comprobar que dicho ataque de luz había tenido éxito, disminuyendo el número de gárgolas voladoras a la mitad. Los cuerpos de dichos seres del aire caían a sus pies, cuerpos de más de doscientos cincuenta kilos desplomándose como simples trapos, descendiendo de los cielos y en alguna ocasión aterrizando encima de los atemorizados orcos.

Siguió su avance, tenía que encontrarlo ya, debía hacerlo, porque sus nervios amenazaban con abandonarla y eso no era bueno ni siquiera para los suyos.

Una monumental onda expansiva y muy ruidosa, proveniente del mismo brazo de mando, hizo que la entrada a lo que sería el hogar del enemigo, saliese volando por los aires, se podía contemplar como seres inclasificables en raza y de sexo femenino corrían despavoridos, intentando ponerse a salvo.

Dejó que así lo hicieran, ella estaba aquí para acabar con el que había osado tocar lo que era suyo, ella venía a terminar con el problema de raíz, quitándose de encima algo o alguien que ya hacía tiempo tenía que estar exterminado. Estaba allí para matar al Imperiador y hacerle pagar por la osadía de tocar a su guerrero más importante.

De repente una luz anaranjada se coló por las rendijas del lugar en el que se encontraban, ya dentro del castillo. “Eso no es nada bueno”, pensó Airuin. Esa extraña luz no podía ser otra cosa que la convocación de los brujos de Azqueyhn, unos potentes seres, su mayor arma era la magia negra, lo prohibido. Una raza que ya en su día ella misma había intentado eliminar, al parecer aunque así lo había creído hecho, había fracasado estrepitosamente en la tarea. Un fallo que haría de esta guerra algo un poco más entretenido, pero en absoluto difícil.

Resopló con fuerza pensando que tardaría algo más en encontrar al maldito Imperiador, al que quitaría la vida con urgencia. Con un gesto de la cabeza, mandó a sus guerreros esconderse detrás de los muros del edificio; no quería perder a sus hombres sin necesidad, cuando ella sola podría atacar y exterminar a los brujos.

Gritó enérgicamente, incentivando al enemigo para que saliera de su escondite. Volvió a gritar después de unos minutos al no obtener respuesta alguna, pero esta vez con improperios incluidos, intentado provocarles y que así se mostraran de una buena vez.

Se estaba desesperando, esto ya duraba demasiado y al final decidió entrar ella misma hasta su escondrijo, la luz anaranjada dolía, hacía que su cuerpo tornara rojo por el calor y una tristeza invadió su corazón, dejándola sumida en un letargo amargo y cruel. Pero sabía cómo funcionaban estos seres y las consecuencias de su magia, así pues no hizo caso de su estado anímico, consciente que solo se trataba de una ilusión provocada por la magia negra.

Aún así dolía el acercamiento, a cada paso costaba más intentar que no le afectara y las lágrimas empezaron a rodar por sus mejillas. Las ropas que le cubrían se deshacían, la tunica de color dorado que le había estado vistiendo, ahora solo era un amasijo de hilos colgando sobre sus hombros desnudos.

Al fin los tuvo en frente, eran seis hombres de melenas largas y violáceas, con barbas espesas y del mismo color, las manos pintadas de negro mientras balbuceaban palabras incoherentes y mantenían los ojos cerrados.

_ Será mejor que lo dejéis ya_ dijo la dama sin parecer surtirle efecto los poderes de aquellos seis brujos

Pero ellos siguieron con su ataque, recitando sus conjuros, cada vez con sortilegios más altos, más rápidos y al tiempo poderosos.

Al ver Airuin que no le hacían caso, pensando que ya era suficiente este despliegue de osadía, abrió sus brazos, levantó su bastón y dejo caer una maldición digna de ser temida hasta por aquellos hombres todopoderosos.
Los brujos quedaron mudos en el acto y portando armas en las manos, en un último intento por salvaguardar sus vidas, se abalanzaron sobre ella, sobre una dama desnuda y en apariencia inofensiva.

Pero si a la Sacerdotisa no le había echo daño alguno, aquellos exorcismos del más profundo infierno, no lo harían ahora con unas simples espadas.

Tembló su cuerpo un instante, el mismo en que de ella salió un haz de luz y fuego que derritió a los que habían osado atacarla. Pero uno de ellos, un séptimo que no se encontraba al frente, sin saber de donde había salido se abalanzó sobre Airuin, llegándola a alcanzar por la espalda y hundiendo el arma en el costado de la Sacerdotisa.


_____________________________________



Bueno bueno las cosillas se animan, en el proximo más revelaciones, muchas gracias chicos por seguir esta historia. Besazos de todos los sabores.

Mi regalo del dia de la madre (graicas mi niña Mar)





Hoy es el día de la madre, y yo tengo una hija adoptiva cibernética, que aunque este en otro país y los kilómetros nos separen, ella esta muy cerquita de mi corazón, mi Mar, te quiero con locura mi reina.
Como es una de las mejores hijas que se puedan tener, me hizo un súper regalo para el día de las mamas, a parte de esta imagen tan chula con el señor Edward Cullen que sabe que me encanta, también una historia conmigo de protagonista,"Irene mi dulce vampira", que le ha quedado divinamente, muchísimas gracias hija, nunca lo olvidare.
Te quiero Mar.

Regalitos y premios

Este premio tan chulo me lo ha concesdido mi amiga querida Susan, desde su blog El secreto de un sentimiento, donde tiene unas historias fantasticas, que a mi me tienen enganchadita, jeje
Un beso enorme mi reina y millones de gracias por el regalo, me ha gustado muchisimo





Este otro premio me lo concedio mi chica bella Vampiresa, del blog Vampiresa. Cariño millones de gracias por el regalito, por acordarte de mi, pronto haré unos muy especiales, y por supuesto tu seras una de las galardonadas, te adoro reina mia.


Reseña El circulo perfecto (Autor Moruena Estríngana)



Reseña El circulo perfecto (Autor Moruena Estríngana)

Se que mi compañera de blog Lilith a hecho ya una reseña de este libro tan fantástico, pero me gustaría añadir una par de cosillas, ya que me puse en contacto con la autora y me concedió una pequeña entrevista personal. Además de unas criticas y un videobook que encontrareis al final de la reseña.
Espero sea de vuestro interés
Título: El Círculo Perfecto

Autora: Moruena Estríngana
ISBN: 9788492687268
Número de páginas: 340 páginas
Dimensiones: 150x230
Formato: Rústica con solapas
Precio: 17.00 €
Mes de salida: NOVIEMBRE 2010

Género: Novela Juvenil; FANTASY ROMÁNTICO

EDITORIAL: Ámbar.

En este libro Moruena Estringana nos presenta una novela juvenil romántica con profundas pinceladas de fantasía, magia y creatividad. Esperamos que disfrutéis de ésta mágica historia de amor, dónde aprender a amar uno debe ser uno mismo.

BLOG OFICIAL DE LA NOVELA:

http://elreinodelaguila.blogspot.com/



SINOPSIS


En un lugar donde la magia es un don y no un castigo, existe la leyenda de un joven encerrado en otro plano que vigila y espera a que alguien le libere y le dé la oportunidad de llevar a cabo la venganza que prometió a su difunto y asesinado padre.
Solo hay una persona que puede ayudarlo.
Solo su alma gemela podrá salvarlo.
Solo la que, a su lado, haga brillar el Círculo Perfecto.
Cuando el pasado de un príncipe es tan oscuro que ya no siente nada en su frío pecho,
Cuando la vida de una mágica chica está custodiada por los deseos de sus abuelos,
Cuando todo parece desmoronarse, y se cree que no hay ninguna salida…
…¿Puede el amor verdadero entibiar un corazón manchado por demasiada sangre y romper
la prisión de una joven que no ha sabido nunca ser quien verdaderamente es?
…¿Puede la unión del Círculo Perfecto romper todas las barreras?
Evelyn, que ni siquiera creía en su propia magia, tendrá que descubrirlo...

CRITICAS


" Una Lectura refrescante que tiene como protagonista una gran aventura, donde el amor, la intriga y la acción van de la mano de dos personajes, Derek y Evelyn, que te conquistarán el corazón.
Si tienes algún compromiso, al que no puedes faltar, no leas El Círculo Perfecto porque en cuanto tus ojos se posen sobre el primer capítulo, ya no podrás abandonarlo hasta que no leas una última palabra, Fin. "

Merche Diolch
Administradora de Yo leo RA


"Una historia fantástica y cotidiana a un tiempo, donde Moruena ha sabido plasmar con maestría una sensibilidad y una atención a los detalles que dota de vida propia a los personajes, haciéndolos evolucionar.

Humor sutil, aventura y un gran romanticismo para una historia que te enamorará hasta el fin…" Carolina Lozano Ruiz, Autora de la cazadora de profecías.

"Emoción, aventura, misterio, fantasía y mucho amor. Estos son los ingredientes que usa nuestra Moruena para deleitarnos una vez más con su último libro El Círculo Perfecto, adictivo de la primera palabra a la última, sorprendente en cada capítulo y romántico como sólo pueden ser sus obras. Sólo puedo concluir diciendo que estamos, no sólo ante una gran historia, sino ante una gran escritora." Yaiza Diéz Delgado (lectora).


Entrevista de Irene Comendador para Moruena Estríngana por su libro El circulo perfecto

I: La maravillosa autora del libro El círculo perfecto, Moruena Estríngana me ha concedido una entrevista en exclusiva que os traigo para deleite de todos los lectores. Ella es sin duda una persona muy agradable, amena y que se presta a complacer a sus lectores.
Bueno Moruena ¿Nos puedes contar cómo fueron tus inicios?


M: Desde niña siempre he tenido mucha imaginación, pero escribir a mano me cansaba mucho. Cuando empezaba una historia tenía ganas de continuarla, pero el tener que hacerla a mano me hacía desistir. Escribía en mis diarios y escribía pequeños teatros, también frases en los libros y libretas así como poesías.
Cuando con 18 años me senté delante de un ordenador, no tardé en empezar mi primera historia y me apasionó poder dar vida a mis historias en un ordenador.


I: ¿Qué lugares eliges para ponerte a escribir e inspirarte?

M: Suelo hacerlo en el salón, delante de la tele jijiji, no le hago mucho caso, pero me gusta si estoy bloqueada alzar la vista y distraerme con sus imágenes. Pero no tengo reparos en escribir en otros sitios. Suelo inspirarme con facilidad.

I: Una curiosidad que seguro que a muchos de los que están interesados en editar les gustaría saber ¿Tuviste muchos obstáculos para que te publicaran?

M: Ahora mismo me cuesta pensar en ellos. Tengo un defecto o tal vez una virtud y es que me suelo olvidar de lo malo pronto. Y al pensar en que ahora me publican, aunque recuerdo que lloré cuando me dijeron el primer no, y los siguientes, y que lo pasé mal mientras esperaba una respuesta. Lo tengo olvidado porque eso es agua pasada.
Si tuve alguna dificultad, pero tal vez no más que otras personas, y no me parece bien hablar de ellas, ya que yo he tardado relativamente poco en publicar y hay personas que llevan intentándolo más tiempo que yo.
Yo solo recuerdo que mientras esperaba publicar, siempre pensaba que no debía rendirme y que si lo que mandaba no gustaba que escribiría otro mejor. Es con lo que me quedo, con mis ganas de no rendirme y de escribir los relatos que hiciera falta hasta que uno gustara.

I: Solo un apunte por curiosidad ¿Qué nombres de personajes destacas en tu libro y alguno de ellos lo inspiraste en alguien real?

M: Derek es por una de mis películas de dibujos preferidos, ‘La princesa Cisne’ Me encantó esa película y cuando pensé en un príncipe mi mente enseguida recordó al príncipe Derek.
No suelo poner nombres de personas que conozco en los libros, porque si no mi mente pensará en ellos y no me dejará crear, casi todos mis nombres son inventados o extranjeros.
Solo una vez cuando mi abuela nos dejó, sentí la necesidad de crear un personaje con su nombre y se lo puse.

I: ¿Qué autores de la literatura son tus favoritos?

M: Me encanta Marianne Curley es mi preferida y luego tengo muchos que me gustan por igual :D

I: Y ahora nos gustaría saber donde podremos volver a verte, porque seguro nos quedaremos con ganas de ti después de este maravilloso libro ¿Tienes algún otro proyecto pendiente de acabar o de publicar?

M: Tengo muchos, siempre estoy escribiendo algo, la última vez que conté las historias que tenía escritas creo que eran si no recuerdo mal unas 17. Algunas son cortas y otras no las quiero publicar, pero hay varias que si me gustaría que pudieran ser publicadas. Y bueno en mi mente tengo muchas más que están esperando ver la luz :D

I: Si no te importa nos encantaría que acabaras esta entrevista con una de las frases preferidas para ti de tu libro.

M: La que más me gusta es una de las partes finales del libro, pero si la dijera haría un Spoiler gigante jijiji
Pongo la segunda que más me gusta:

“En este instante, al verla ante mí tan vulnerable y desorientada, siento que se parte algo dentro de mí, algo que pensé que hacía tiempo había perdido, mi alma.

Derek.”


I: Gracias Moruena por concedernos parte de tu tiempo para satisfacer nuestra curiosidad, y encantada de haberte conocido, estaremos expectantes para saber más de ti.

M: Muchas garcías a vosotros por la entrevista, me ha gustado mucho responder tus preguntas :D



I: Y ahora a todos los lectores, espero que haya sido también de vuestro agrado, porque para mi fue todo un placer.

Irene Comendador

Y aqui el videobook de El circulo perfecto